La Arpía de Caravaca: El Diablo (o el mito) en la piedra.

cabecera-arpiaCongelada en piedra desde hace 500 años; impasible, inquietante, testigo inmortal de decenas de generaciones de caravaqueños y hechos tanto luctuosos como festivos. En silencio, siempre en silencio…

Los caballeros de Santiago la colocaron en su perpetuo puesto de guarda en la esquina de la parroquial de El Salvador, la joya renacentista de la villa, el templo de la resplandeciente dignidad aristocrática. Una bestia, dicen los viejos, hecha de pura maldad, inexplicable en un templo cristiano. Mitad ave rapaz, mitad mujer, muchos nombres se le ha dado desde la oscuriad de la superstición: Sirena, Gárgola, Arpía, piezas difusas de un enigma inextricable como es la representación mitológica de una criatura infernal. Los antiguos griegos creían que la arpía traía consigo tormento, infortunio y calamidades, que arrastraban las almas de los mortales al Inframundo. Nada permite escudriñar las mentes de los Santiaguistas acerca de las razones que permitieron semejante efigie en la más importante de sus sedes vicariales, salvo una lección amedrentante: Mantente atento, viajero, y cuídate de la mirada de la Arpía, pues no es sino un funesto recordatorio de los peligros del vivir; el Diablo acecha, los pecados pudren el espíritu, y la única salvación se encuentra en el seno de la iglesia… la de El Salvador. ¿Cuántos caravaqueños habrán pasado durante cinco siglos bajo la verduga mirada de la Arpía, sintiendo cómo su alma se hiela, sólo para bajar la mirada al suelo con humildad y recordar éste terrible aviso?

aaaEcos de otros tiempos y otros lugares resuenan alrededor de la Arpía de Caravaca. Acaso una figura familiar para los maestros constructores que llegaron a la Caravaca del Renacimiento para obrar prodigios arquitectónicos. Maestros naturales del País Vasco y Cantabria, criados con leyendas y mitologías muy propias del norte peninsular. Alarifes que levantaron la parroquial de El Salvador y que dieron hogar a una de sus figuras legendarias: la Andra-Mari, madre creadora, genio nacido en el Caos… o quizás tan sólo su forma de retratar a la Madre de Todos.

O quizás la Arpía está emparentada con la antigua nobleza caravaqueña; las familias Melgarejo, Otálora, Mora, proclamando siempre su preponderancia, luchando por demostrar sus raíces en la poderosa nobleza norteña… acaso alguna de éstas familias ordenó esculpir a la Arpía como símbolo de su poder familiar, señalando mayores derechos sobre ésta tierra que las estirpes rivales.

La Arpía calla. Guarda un silencio helado desde su puesto en la llamada Esquina de la Muerte. Acaso es la Dama de Negro la que aguarda en aquel lugar, o acaso el nombre le vino dado por el temor a las llamas del Infierno que despertaba la Arpía. Tal vez aquel lugar era el elegido para resolver los duelos a ultranza, de los cuales solo uno salía vivo. Quizás es la esquina desde la que partía el cortejo fúnebre hacia el antiguo cementerio de Caravaca. Nadie sensato creería que una figura misteriosa como la Arpía y un sombrío nombre como Esquina de la Muerte están enlazados por mera casualidad.

La Arpía continúa allá arriba. Congelada en piedra, silenciosa, acechante. Ya apenas llama la atención, ya apenas se le reverencia el temor de antaño; el tiempo ha mellado sus facciones y amenaza con hacerla desaparecer, anciana más allá de lo computable, sabia más allá de lo saludable. Cuídate, viajero, de la mirada de la Arpía cuando pases por la Esquina de la Muerte. Puede que ya no tenga ojos para verte, pero sin duda puede leer lo que hay en tu alma…

bbb

Los Animeros: Cantar a las Ánimas Benditas

cabecera-animerosAhora que se acerca el día de Todos los Santos…

De todos los miedos e incertidumbres que atenazan el ánimo de las personas, quizás uno de los más recurrentes es el misterio del Mas Allá. El tránsito del alma humana a otro plano de la existencia ha sido debatido por científicos, filósofos, poetas, pintores, y en general, todo el conjunto de custodios del saber de la humanidad y teóricos de todo pelaje que, no obstante, han sido incapaces de alcanzar un consenso a la pregunta más básica de cuantas podemos hacernos en un momento de introspección:

¿Adónde iremos cuando nuestro cuerpo físico fenezca?

Algunos dirán que en la humedad y oscuridad del cementerio se acaba la historia. Tantos otros afirmarán que trascendemos a otras dimensiones de consciencia a través de un “túnel de luz”. Unos cuantos, los más piadosos, poseen la Fe de que nos reuniremos con nuestros seres queridos en torno a Su Gracia, regresando al Edén del que una vez fuimos expulsados. La gran mayoría lo tiene claro: hay algo al otro lado que nos aguarda, algo que no se puede explicar por ciencia alguna y cuyo conocimiento absoluto se nos brinda en nuestro momento final.

Esa incertidumbre atávica es la causante de que, al menos en tiempos no tan lejanos, las personas nos preocupáramos desde muy temprano de velar por nuestros difuntos allá donde estuvieran, con el deseo y esperanza de que nuestros descendientes hiciesen lo mismo con nosotros. Si obramos bien en vida, no hay angusta que valga, pues habremos ascendido a los nieveles reservados a los puros y píos. Pero… ¿y si en su momento, por desidia o falta de tiempo, no llegamos a limpiarnos esos pecadillos, esas faltas que hacen que San Pedro menee la cabeza ante nuestro ruego de entrar a los paraísos espirituales?  En el Purgatorio debe hacer más calor que allá arriba. Nada más acuciante, pues, que sacar a nuestros difuntos de tal estado transitorio y facilitarles el salvoconducto a los Cielos. Y aquí entran los Animeros de Caravaca.

animeros-caravaca2Los Animeros, músicos y cantantes del pueblo, surgidos de la humildad con artes modestas pero muy efectivas. Enlaces musicales con el Otro Mundo que actuaban y actúan en beneficio de las Cofradías de Ánimas Benditas, existentes desde los siglos XVII y XVIII, y cuya misión no es otra que orar por las Almas del Purgatorio, llevar los buenos deseos de los parientes vivos a sus difuntos con el fin de lograr su redención, en una tradición que habrá de pasar a los que vienen detrás, si son biennacidos y se preocupan por la segunda vida.

Las Cofradías de Ánimas cumplían con su tarea organizando “ejercicios de Ánimas” y otros ritos de carácter oracional durante el mes de Noviembre, misas de difuntos, el “toque de campana” por las almas, y toda una serie de sufragios que requerían de ciertos ingresos. Todo es poco para las Ánimas Benditas del Purgatorio.

En el Noroeste de la Región de Murcia, concretando más en Caravaca de la Cruz, la Cofradía de Ánimas obtenía el grueso de sus fondos de las actuaciones de las cuadrillas de Animeros que, instrumental al hombro y una bolsa rebosante de buenas intenciones, aprovechaban los períodos navideños para viajar de finca en finca, de aldea en aldea, donde eran recibidos con alegría y licores y dulces navideños para proporcionar buenos ratos de diversión musical con tonadillas, jotas, y seguidillas, alimentadas por el arte animero con el instrumento de cuerda tal como la guitarra, la bandurria o el laúd, y algún que otro rudimentario instrumento de percusión. Una cuadrilla encabezada a menudo por el más viejo de ellos, que suele coincidir con el pináculo de la sabiduría del grupo. Los Animeros eran tan esperados en las frías noches invernales que si no acudían a alguna casa, en ésta se hablaba de ofensa y desvergüenza; mas los Animeros no solían faltar a ninguna hacienda (salvo casos de inquina pertinaz) puesto que su objetivo no era sino pedir el “oguinaldo” para las Ánimas benditas, que bien podía ser en metálico o bien en especie, dependiendo de los posibles económicos de la famila.

“¡Ave María!” dice el hermano campanero al llegar, tocando su campana.

“¿Quién va?” le replican desde el interior.

“Las Ánimas Benditas. ¿Se canta o se reza?”

animeros-caravacaSi la familia guardaba luto, se rogaba rezo. En otro caso, la cuadrilla invitada al interior oraba con los habitantes del hogar por las almas, para seguidamente tocar melodías populares y rogar el aguinaldo para las Ánimas. Si el cabeza de familia se mostraba generoso, los Animeros devolvían la prebenda en forma de variadas músicas para diversión de las familias, llegando incluso a acoplarse a peticiones tan descabelladas como tocar subidos a un árbol o acostados en el suelo. Por si no lo hemos mencionado, todo es poco para las Ánimas Benditas del Purgatorio…

Y así, en esas noches de la Navidad, cuando las familias están recogidas, pasan los Animeros de casa en casa, encendiendo el ambiente con sus tonadas y recaudando los aguinaldos para los difuntos. No es asunto menor preocuparse por los que se marcharon, puesto que todo el que conoce su lugar en el mundo sabe aquello de “A las Ánimas Benditas no te pese hacer bien, sabe Dios si mañana serás ánima también…”

Fuente: “Crónicas para la Historia de Caravaca”, Melgares Guerrero, J.A.

Tomir, el gigante protector de Caravaca de la Cruz

leyenda del gigante tomir de CaravacaTodo pueblo que se precie posee sus folclores y leyendas, historias que sirven para explicar a los menos letrados los mecanismos del Universo, el porqué de las cosas, la propia identidad e idiosincrasia. Nuestros antepasados bien se preocuparon de extraer figuras magníficas de las viejas tradiciones; entes que de una forma o de otra se nos presentan como guardianes de nuestro devenir frente a la oscuridad e incertidumbre del futuro, para reconfortarnos bajo su cálido manto protector. Una de esas figuras míticas, propia de nuestras tierras, es Tomir el Titán, o Gigante Tomir, ancestral defensor de las tierras caravaqueñas. Ésta es su leyenda.

I

De cómo Tomir rechazó seguir a sus hermanos a la guerra, esperó, y se armó para partir.

De todos los titanes que confabularon contra el monte Olimpo para derrocar a los dioses helénicos, sólo uno, el modesto Tomir, no quiso participar en la batalla, pues no consideraba a los dioses griegos sino niños caprichosos cuyos poderes excedían su raciocinio; sombras que pronto se extinguirían por sí mismos en favor del Dios verdadero que aún estaría por llegar. De modo que Tomir aguardó durante siglos en una legendaria tierra llamada Atlántida, desde donde sintió los terribles temblores y resplandores de la Titanomaquia, y observó los desplazamientos de los mortales a lo largo y ancho del mundo.

Al presentir la llegada del verdadero Dios, el Dios de los cristianos, resolvió emprender un viaje de conocimiento; y como el mundo aún era una pequeña mota de polvo convulsa en medio de un plácido Universo, arrancó un árbol grande y fuerte, el mayor que había en la Atlántida, y le desproveyó de ramas y raíces para fabricarse una clava sólida con la que defenderse en caso de necesidad. Por desgracia, aquel árbol era el eje del mítico continente, su soporte, y como tal, al ser extirpado de la tierra por Tomir, provocó que la gargantuesca isla se hundiera y nunca se supiera más de ella.

El joven titán quiso observar los restos del Olimpo que había sido atacado en el fallido asalto de los demás titanes. De las cenizas del viejo y olvidado Panteón griego rescató el yelmo de Atenea, que le otorgaría sabiduría y buen juicio, y la coraza de Ares, que protegería su cuerpo de males físicos. Así equipado deambuló por los continentes aprendiendo y enseñando las virtudes del espíritu y pregonando la bondad del Dios cristiano.

II

De cómo Tomir recorrió el Mediterráneo y aprendió valiosas lecciones.

Las hazañas de Tomir durante su periplo son materia de leyendas, si bien muchos autores las cuentan a su manera y adaptándolas a su acervo cultural.

Se narra que el gigante no se dejó embaucar por los artefactos maravillosos y riquezass con las que los fenicios le tentaron, pero aprendió de éstos las artes de la minería, la industria y el comercio, y así las enseñó a otros.

En la península itálica se cuenta que Tomir facilitó a los romanos la conquista del Mediterráneo para desterrar la superstición y el oscurantismo; de éstos aprendió el Derecho, y así lo enseñó a otros.

En la clásica Grecia se contaba que Tomir, amante de las artes helénicas, permitió que se instalasen en la vieja Iberia, donde dejaron huellas de su paso y bautizaron cierto río con el nombre mítico de Argos; de ellos Tomir aprendió las bellas artes de la escultura y la arquitectura, y así las enseñó a otros.

También consiguió Tomir que los visigodos abjurasen de la herejía arriana y abrazasen el auténtico cristianismo; de ellos aprendió el Derecho Canónico, y así lo enseñó a otros.

El titán se enfrentó a los ejércitos invasores de Tarik y Muza, los musulmanes que comenzaron la guerra contra los cristianos visigodos de la península ibérica; de aquellos aprendió el arte de canalizar las aguas para el riego de las huertas, y así lo enseñó a otros.

Fue entonces cuando el titán empezó a sentir cierto afecto por un lugar en concreto, una bella y fértil tierra que los antiguos llamaban “Carabaca”, y donde Tomir obtenía paz y descanso entre los conflictos que azotaban Hispania. Además, la intuición de Atenea le hacía presentir que esa tierra muy pronto iba a ser bendecida por un objeto divino, portado por los mismísimos ángeles del Cielo, que confiarían su custodia a las tierras caravaqueñas. Por tanto, el gigante resolvió proteger Caravaca de los invasores y cuantos males la amenazaran, para siempre.

III

De cómo los moros urdieron un plan y Tomir fue engañado por una belleza maligna.

Viendo los musulmanes que no podrían conquistar Caravaca por las armas mientras el gigante siguiera defendiéndola, resolvieron solicitar los servicios de una hermosa hechicera árabe que, por una enorme e indecente cantidad de oro, embaucaría al sabio y valiente titán para alejarle de las tierras que los islámicos ansiaban ocupar. Así acordado, la hechicera partió hacia nuestras tierras con una cohorte de doncellas y soldados de piel de ébano, montados en inmensos elefantes pertrechados con lujosas gualdrapas de seda carmesí.

Al llegar ésta comitiva a Caravaca, Tomir contempló los bellísimos ojos negros y el cabello dorado de la hechicera y cayó presa de aquello contra lo que ningún yelmo ni armadura podría defenderle: el amor. La hechicera dijo ser la princesa de un reino muy lejano y precioso, y durante algunas noches compartió historias con el titán a la luz de la hoguera, falsas todas ellas, con el único fin de nublar el entendimiento de Tomir y manejarle como un pelele sin voluntad. Al cabo, la hechicera, fingiéndole amores, le pidió al gigante que la acompañase a su reino de verdor y ríos de leche y miel, y éste aceptó partir con ella, totalmente encandilado por su belleza y los relatos de tan extraordinaria tierra.

Viajaron hasta la costa, donde un lujoso y enorme bajel les aguardaba para partir a aquel lejano y mágico reino. Tomir y la hechicera subieron a la nave y soltaron amarras en lo que prometía ser un viaje largo y placentero.

Sin embargo, la traición se reveló al llegar a alta mar. La hechicera, con el propósito de arrojar al gigante al fondo marino, invocó con sus artes oscuras a terribles criaturas que permanecían en letargo en las simas abisales para arrasar la nave y hundirla con Tomir a bordo. Cuando los monstruos emergieron de las aguas y amenazaron la nave, Tomir reparó en el engaño al que había sido sometido, y  tomando su clava atlántida, combatió a los demonios marinos con furia y valor hasta que sumergió en las profundidaes hasta al último de ellos. La hechicera, sorprendida por el poder del gigante, hizo amago de huir volando, pero Tomir la capturó y la arrastró, suplicante, de vuelta a Caravaca.

IV

De cómo Tomir libró la última batalla, y se echó a descansar.

Lo que el titán encontró en su regreso a Caravaca encogió su estoico corazón. Los invasores musulmanes, en ausencia del guardián, habían atacado Caravaca, derribado sus murallas, arrasado sus campos, y apresado a los cristianos que la habitaban. El gigante rugió de furia y resolvió castigar de inmediato a la bruja árabe, sepultándola viva bajo el Álamo Blanco, donde aún hoy se escuchan los lamentos de la traidora, y cuya leyenda contaremos en otra ocasión.

Seguidamente, Tomir se ajustó el yelmo de Atenea, aseguró las correas de la coraza de Ares, sopesó su clava atlántida, y se lanzó a una batalla de uno contra miles en lid con los musulmanes para recuperar Caravaca, contienda que duró siglos, y que logró debilitar a los invasores lo suficiente como para que un infante cristiano lograse reconquistar Caravaca sin lucha mediante.

Tras la batalla, Tomir, extenuado, cubierto de tierra y sudor, se echó a descansar en las lindes de Caravaca. El sueño de un gigante no es como el de los mortales, pueden durar siglos, y Tomir no dormía desde que abandonó la Atlántida. Con el tiempo, sobre Tomir comenzaron a crecer plantas, árboles, pastos, bosques. La vida se instaló sobre el colosal cuerpo durmiente del gigante. Pasaron los siglos, y Caravaca cambió, creció, honró a su Santísima Cruz añadiéndola a su nombre, y Tomir aún duerme. Su silueta se dibuja en el paisaje caravaqueño, dicen que desde el Camino del Huerto puede contemplarse al gigante dormido. Los que saben de éstas cosas aseguran que el titán dormirá hasta que una nueva amenaza se cierna sobre Caravaca de la Cruz, momento en el cual el coloso se alzará, sacudiéndose la tierra y los siglos de descanso, y se prestará a defender Caravaca de la Cruz de la calamidad. Hasta que ese día llegue, los caravaqueños, grandes y chicos, pueden contemplar un reflejo del poder de Tomir en el gigante de cartón que desfila por nuestras calles, para que conozcan y nunca olviden al mítico protector de Caravaca, Tomir el Titán, Tomir el Gigante.

Nota: Éste relato fue narrado por vez primera por el cronista Manuel Guerrero Torres. Una vez más, en nuestra labor y afán de mantener vivas las leyendas caravaqueñas, hemos reinterpretado y versionado la leyenda del Gigante Tomir, dejando intacta su esencia, y legándola a las generaciones presentes y futuras.

Romería de los Caballos del Vino 2016

cabecera-romeria2016

El próximo domingo 18 de septiembre se celebrará la tradicional Romería del Bando de los Caballos del Vino en el paraje de las Fuentes del Marqués como suele ser habitual.

La concentración del Bando de los Caballos del Vino se realizará en la Plaza Tuzla a las 10 de la mañana, desde donde partirán hacia las Fuentes del Marqués. La Romería es una jornada de hermandad de todas las Peñas Caballistas donde participarán por primera vez las recién nombradas Amazona Mayor, María Marín Ortiz e Infantil, Andrea López Popescu así como el Caballista de este año, Modesto Martínez junto a todos los nuevos miembros del Bando y con su presidente a la cabeza, Juan Damián Martínez.

En las fuentes se oficiará una misa de campaña por el Sacerdote Don Alfonso Moya, rector de la basílica santuario de la Basílica de la Vera Cruz.

Tras la celebración religiosa, los peñistas y asistentes en general podrán disfrutar de la jornada en este entorno natural único.

romeria-caballos-del-vino-2016

La leyenda de las Fuentes del Marqués y sus frías aguas

leyenda-fuentesEl tiempo en la época veraniega transcurre más lento. Los largos días, que extienden su luz hasta bien entradas las últimas horas de la jornada, hacen antojar que ésta no se acaba nunca; y los rigores meteorológicos del calor nos obligan a refugiarnos bajo las sombras y tomar abundante líquido para evitar los efectos más perniciosos de la canícula.

Los calores del estío también inflaman, en cierta manera, las pasiones que durante las nieves quedan en letargo, encadenadas y aguardando las templadas temperaturas para liberarse y prender en nuestra imaginación episodios sólo confesables a nuestros círculos más cercanos, o acaso ni eso, reservándolos sólo para la intimidad de nuestra mente. Es en las últimas horas de luz, quizás las primeras de oscuridad, en las que el mercurio se apiada de nosotros y desciende para obsequiarnos con las muy rogadas y frescas brisas nocturnas, cuando las pasiones y los fuertes sentimientos pujan por salir a flote, una vez superado el calor, para compartirlos y entregarlos a quienes juzgamos dignos destinatarios de ello. Pasiones como las que consumieron a una bella joven mora y un noble caballero templario que hollaron nuestra tierra caravaqueña con sus pies y cuyo amor, si bien hecho de pura llama, hizo sin embargo que las aguas de nuestro maravilloso paraje natural de Las Fuentes del Marqués quedasen frías, heladas como el acero. Gélidas como la muerte.

Viajemos hasta nuestro rico medievo. Caravaca ya estaba bajo la protección de nuestra Santísima Cruz; y su fortaleza, gobernando desde el cabezo más alto, guarecida por un valeroso destacamento de caballeros templarios que guardaban las tierras circundantes y a sus pobladores de las abundantes algaras moras que desde la vecina Granada asaltaban los campos de Caravaca para obtener botín y esclavos que llevarse de regreso a su califato. Uno de esos botines que se apropiaron los moros fue algo de incalculable valor para nuestras gentes: el paraje de Las Fuentes, manantial de agua de las tierras caravaqueñas desde tiempos perdidos en las brumas del pasado, origen de la vida de nuestro pueblo, lugar de solaz para aliviar los pesares del alma de cuantos reposaban en él. Semejante tesoro obraba entonces en posesión de un rico sayyid árabe que levantó allí su residencia estival, dotándola de un palacete y unos baños, a la manera musulmana, donde limpiar el cuerpo y el alma, allí donde hoy encontramos las Cuevas del Marqués, aprovechando las tibias aguas termales que discurrían en el subsuelo.

Fuentes_del_Marqués_(Caravaca_de_la_Cruz)

Él era un joven noble, un bisoño caballero templario aún en esa edad en la que la felicidad por las pequeñas y grandes cosas de la vida duraba días enteros. Su última razón de alegría era el haber sido reconocido por la muy noble Orden del Temple como miembro de pleno derecho y haber sido designado a uno de los destinos más importantes del reconquistado Reino de Murcia, ese que llaman “Carabaca”, bendecida por la presencia de una Cruz de doble brazo hecha de las maderas donde el Redentor derramó su sangre para salvación de la Humanidad, y cuya leyenda decía que tal era su poder divino que logró la conversión de un reyezuelo musulmán en la mismísima torre de la fortaleza donde unos ángeles del cielo la descendieron entre halos e himnos sagrados. La felicidad del joven templario por formar parte de los protectores de aquel lugar, pues, no podía ser mayor.

Ella era una muchacha musulmana de extraordinaria belleza y dolorosa melancolía. La hija del rico sayyid, que poseía Las Fuentes, en Caravaca, muy cerca de territorio cristiano; un ricohombre musulmán al que dejaban en paz, pues buenos tributos pagaba a la Corona de Castilla para ello. La joven gastaba sus días en la solitaria placidez de Las Fuentes, inmersa en letras durante el día y descansando sus pies en las templadas aguas del paraje durante la noche, sin mayor compañía que los trinos de los verderones en las enramadas y las zambullidas de las carpas en las aguas. Cuidábala su padre como una perla, pues era el mayor tesoro de su corazón; y aunque trataba de procurarle dicha con libros, música, y otros entretenimientos, no podía borrar por completo la languidez del rostro de su hija, pues a pesar de todo, la soledad le hacía daño como un lento mal que enferma el espíritu.

Quintana_Blas_Olleras-Harem_Scene

Sucedió que el joven templario, espoleado por la chanza de sus amigos de la fortaleza, aceptó el reto de someterse a la “novatada” típica por la que han de pasar todos los nuevos caballeros. Ésta consistía en pasar una noche completa encerrado a oscuras en uno de los aljibes que surtían de agua al castillo, uno que ya no se utilizaba por estar medio ruinoso, y que estaba vacío, por tanto. Y así se hizo. El noble Jorge, como se llamaba el templario bisoño, tras varias horas de encierro en la oscuridad, comenzó a inquietarse y a andurrear por el interior del aljibe. De forma afortunada, observó cómo una piedra se desprendía de la bóveda y, lleno de curiosidad, el joven Jorge investigó aquello hasta que dio con la entrada de un túnel que llevaba mucho clausurado cuyos sellos, por avatares del paso del tiempo, empezaban a desmoronarse. El intrépido caballero tomó una tea ardiendo y procedió por el túnel, el cual estaba poblado por pequeñas alimañas, telarañas, y demás vida que prospera en la falta de luz. Tras un largo y polvoriento paseo, el templario avistó claridad y se dirigió a la presumible salida del túnel. Oyó el correr de las aguas, la suave brisa del viento nocturno, y una voz, tan dulce que habría derretido hasta el escudo de hierro más duro, entonando una triste cancioncilla. Cuando Jorge emergió del pozo, oculto entre la frondosidad de los arbustos, sus ojos se cruzaron con los de Hayla, la melancólica hija del sayyid moro, que estaba sentada junto al arroyo; su voz enmudeció de la sorpresa, y el amor prendió como una chispa de inmediato, como si dos almas que llevasen mil años buscándose de repente se hubiesen encontrado.

Las Fuentes fueron testigos cada noche durante varias semanas de aquel verano del amor que se profesaron el valiente y joven templario Jorge y la cultivada y bella dama Hayla. Cada noche, al acabar las protocolarias oraciones y guardias, Jorge recorría el túnel que unía la fortaleza de Caravaca con Las Fuentes para encontrarse con su impaciente dama mora para intercambiar historias, risas, besos, caricias, y promesas de amor. El Templario mantuvo en secreto la existencia de ese túnel, quizás existente desde la época en la que los moros dominaban Caravaca y ahora olvidado, por miedo a que su alcaide le prohibiese verse con su amada musulmana y le reprobase de la Orden. Ella también mantuvo el secreto, y cada noche se deslizaba fuera del palacete de su padre para correr al encuentro de Jorge. Cada noche, durante muchas noches, Jorge y Hayla compartieron sus penas y alegrías, y se amaron tan dulce y ardientemente como sólo pueden hacer dos jóvenes llenos de vida, tiernos de espíritu, que sentían haber encontrado su destino en los brazos del otro. Pero el destino es azaroso, justo e injusto a la vez, y tenía reservada una última noche para la pareja de enamorados.

Las_Fuentes_del_Marqués_4

Jorge había recorrido una noche más el túnel con la ilusión de encontrarse con Hayla y macharse juntos, construir un hogar lejos de las guerras de moros y cristianos, y vivir para siempre su amor. Así lo habían acordado. Hayla le esperaba como cada ocasión en el arroyo, junto al pozo oculto por el que vería emerger una vez más el rostro de su amado antes de poder contemplarlo cada noche y cada mañana durante el resto de sus días. Desgraciadamente, los superiores de Jorge comenzaron a sospechar de las prolongadas ausencias nocturnas del joven, así como el padre de Hayla, que llevaba algún tiempo observando cómo su hija salía en la oscuridad a hurtadillas del palacete. El alcaide de la fortaleza hizo unas pesquisas y acabó descubriendo el túnel en el interior del aljibe abandonado, a través del cual envió a un pequeño grupo de templarios en pos de Jorge para resolver ese misterio. El noble musulmán hizo lo propio, armando a varios de sus sirvientes con arcos y gumias por si les amenazaba alguna fiera salvaje de aquellos montes en la búsqueda de la chica.

El joven templario salió del pozo una vez más, la bella mora le recibió con besos, ambos se fundieron en un abrazo… y se desató la tragedia. Los compañeros templarios de Jorge salieron del túnel al mismo tiempo que llegaban los sirvientes del sayyid. Ambos grupos, sin mediar explicación y temiendo un ataque furtivo, se lanzaron uno contra el otro vociferando el nombre de su Dios. Jorge permaneció inmóvil junto a Hayla, protegiéndola con su propio cuerpo, mientras sus compañeros intercambiaban aceros contra los hombres del sayyid. En medio de la confusión y el caos, el señor moro observó a su preciosa hija en manos de un templario, y temiéndose un rapto, cargó su arco con una flecha llena de desesperación, miedo e ira. El proyectil voló en dirección a Jorge… pero fue a atravesar el costado de su hija Hayla. La palidez se adueñó del rostro de la joven. Sus labios perdieron el color. Susurrando una última promesa a su amado Jorge, su cuerpo quedó inerte en los brazos del joven templario. Los ojos de éste se llenaron de espanto, su corazón quedó destrozado en mil fragmentos, y antes de que pudiese reaccionar, el sayyid, roto de dolor al conocer su terrible error, atravesó al paralizado Jorge con su espada. Ambos amantes, unidos en un abrazo eterno, cayeron al arroyo de Las Fuentes, cuyas aguas de repente perdieron su hasta entonces tibieza y se tornaron heladas, gélidas, como duelo perpetuo por el amor de los dos jóvenes amantes que abandonaron éste mundo prematuramente.

Las_Fuentes_del_Marqués_1

El resto de la historia se pierde en la conjetura. Se dice que el sayyid, con el alma ensombrecida para siempre, abandonó Las Fuentes; los templarios reclamaron los terrenos del sayyid, derribaron su palacete, y levantaron un torreón en su lugar para guardar aquel bello paraje. El túnel, se dice, fue demolido y cegado para evitar males futuros, aunque muchos dudan de ésta parte. Los baños árabes de las Cuevas del Marqués dejaron de existir al haber perdido las aguas termales su temperatura templada. ¿Y qué ocurrió con los cuerpos de los amantes? Nunca se supo de ellos. Unos dicen que Dios se apiadó de los jóvenes y les transformó en agua en cuanto tocaron el arroyo; otros cuentan que sus cuerpos reposan en paz en el fondo de la fuente mayor del paraje natural, sepultados y unidos en su abrazo inmortal. Sólo hay algo seguro en ésta historia: Las Fuentes del Marqués han sido testigos de muchos episodios de la historia de Caravaca de la Cruz, y sus aguas heladas han sido durante siglos fuente de vida para sus habitantes, regando sus cultivos y apagando la sed de los sedientos. Respeta Las Fuentes del Marqués, visitante, pues son tierra de leyendas. Leyendas de nobles musulmanes y orgullosos caballeros cristianos. Y no temas beber de sus aguas, pues Las Fuentes las ofrece a todo el peregrino, y son tan puras como el amor de dos jóvenes inocentes, y tan imperecederas como las grandes historias que nos dan nuestra identidad como pueblo.

FIN

Nota: Éste texto es una versión particular de la historia que cuenta Juan Manuel de Villanueva Fernández en su libro Leyendas de Caravaca y Moratalla. Las leyendas sólo se mantienen vivas si se siguen contando con el paso de los años y así lo hemos hecho, a la manera de los antiguos bardos y limosneros, añadiendo detalles de nuestro gusto que en absoluto pervierten el fin y las conclusiones de la leyenda original.

Dispositivo especial de fiestas

cabecera-seguridadUnas 370 personas forman parte de los dispositivos especiales de las fiestas patronales

El Ayuntamiento ha acogido una reunión extraordinaria de la Junta Local de Seguridad para coordinar todos los medios humanos y técnicos

26/04/16. Con el fin de coordinar los dispositivos sanitarios y de seguridad de cara a la próxima celebración de las fiestas patronales, el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz ha albergado esta mañana una Junta Extraordinaria de Seguridad, presidida por el alcalde, José Moreno.

En la misma han participado representantes de la Delegación del Gobierno en Murcia, la Dirección General de Seguridad y Emergencias de la Comunidad Autónoma, la Cofradía de la Vera Cruz, Guardia Civil, Policía Local, Bomberos, Protección Civil y Cruz Roja.

Tal y como ha informado el concejal de Emergencias, Seguridad Ciudadana y Tráfico, Pedro Antonio Muñoz, tras las celebración de esta junta, serán en torno a las 370 personas las que intervengan el dispositivo especial planificado para este año, entre Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, personal sanitario, voluntarios, Bomberos, veterinarios, trabajadores municipales de mantenimiento de Servicios Generales, Electricidad y Tráfico y operarios de limpieza.

El dispositivo sanitario estará integrado por 15 médicos, 15 enfermeros, 15 ambulancias de soporte vital avanzado (UVI móvil), 38 ambulancias e traslado, 2 puestos sanitarios avanzados y el helicóptero del 112 para atender posibles evacuaciones. Además, el Hospital Comarcal del Noroeste reforzará su servicio de Urgencias.

En el Plan de Seguridad participan 60 agentes de la Guardia Civil -entre Tráfico y Grupo Rural de Seguridad (GRS)-, 45 policías locales, 26 bomberos y en torno al centenar de voluntarios de Protección Civil y Cruz Roja, procedentes de unos 15 municipios de la Región de Murcia.

JuntaExtraordinariaSeguridadPreviaFiestasPatronales01

“Los distintos dispositivos estarán coordinados desde el Puesto de Mando Avanzado, que permitirá optimizar todos los recursos humanos y técnicos disponibles”, según ha detallado el concejal de Pedro Antonio Muñoz, quién ha pedido colaboración ciudadana con los cuerpos y fuerzas de seguridad y voluntarios para que todo transcurra conforme a lo previsto.

El concejal también ha informado que una de las novedades de este año será que el Punto de Información Turística, de Plaza del Arco, se repartirán pulseras para evitar la pérdida de menores. “Estas pulseras van dotadas con un código, que se corresponde con el nombre y número de teléfono del padre o tutor”, ha detallado.

Exposición del Bando Moro

cabecera-expo-compañiaHasta el próximo 26 de abril permanece abierta al público, en la antigua Compañía de Jesús, la exposición organizada por el Bando Moro, con la colaboración con la concejalía de Cultura y Festejos del Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz.

La muestra fue inaugurada con la presencia del Concejal de Festejos y Cultura, Óscar Martínez; la hermana mayor de la Cofradía de la Vera Cruz, Elisa Giménez-Girón, el secretario de Comisión de Festejos, José Antonio González; el presidente del Bando Moro, Isidro Villalta, y el coordinador de la exposición, Pedro Antonio López.

En la exposición se puede admirar el vestuario de la mayor parte de kábilas que desfilan en las procesiones y desfiles de las fiestas patronales, así como una selección de trajes de sultanes, madrinas, estandartes, banderines, fotografías y paneles informativos. Su horario de apertura es de 18.00 a 21.00 horas.

ExposicionBandoMoro03 ExposicionBandoMoro01 ExposicionBandoMoro02

IV Concurso de Instagram

cabecera-insta-concursoLa Concejalía de Festejos convoca el IV concurso en Instagram ‘Fiestas de Caravaca’

Actualmente, en esta red social hay 2.777 imágenes etiquetadas con #FiestasDeCaravaca

Las bases del certamen se pueden consultar en la página web www.caravacaenfiestas.com

04/04/16. La Concejalía de Festejos del Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz convoca la IV edición del concurso de fotografía en Instagram ‘Fiestas de Caravaca’. Los usuarios de dicha red social que quieran entrar a formar parte del concurso, deben publicar imágenes relacionadas con los Moros, Cristianos o Caballos del Vino o cualquier otro aspecto de las fiestas en honor a la Santísima y Vera Cruz 2016.

Las fotografías deben ir acompañadas de la etiqueta #FiestasDeCaravaca y se podrán publicar hasta el 10 de mayo, fecha en la que el jurado seleccionará diez finalistas, de los que saldrán elegidos los tres ganadores del concurso mediante los votos de los propios usuarios.

Por cortesía de la empresa patrocinadora del concurso, Aqualía, se concederá un primer premio dotado con una tablet con teclado; un segundo consistente en un reloj inteligente compatible con IOS y Android y un tercero que recibirá una cámara de fotos deportiva acuática.

Uno de los fines de este concurso es promocionar las fiestas patronales de Caravaca de la Cruz, mejorando su visibilidad y posicionamiento en esta red social, que cuenta con 8 millones de usuarios únicos y activos en España, de los 400 millones que alberga la plataforma en todo el mundo. Sus usuarios comparten alrededor de 80 millones de fotos y vídeos diariamente.

Actualmente, el perfil ‘Caravaca en Fiestas’ en Instagram tiene un total de 1.782 seguidores y hay 2.777 imágenes identificadas con la etiqueta #FiestasdeCaravaca.

Las bases del concurso se pueden consultar en la página web http://caravacaenfiestas.com/actualidad/concurso-instagram.

Cartel-IV-Concurso-Instagram

Reelegido Secretario Comisión de Festejos

cabecera-festejosEl pasado 15 de julio de 2015 la Comisión de Festejos de la Real e Ilustre Cofradía de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca, a través de Doña Elisa María Giménez Girón Marín, hermana mayor de la Real e Ilustre Cofradía de la Santísima y Vera Cruz y Presidenta de la Comisión de Festejos, nombró para el ejercicio festero 2015/2016, Secretario General de la Comisión de Festejos a Don José Antonio González Alcázar, en virtud de lo establecido en el artículo 9 apartado A del Reglamento de Régimen interno de Comisión de Festejos, habiendo sido propuesto conjuntamente por los presidentes de los bandos, Cristiano y Caballos del Vino.

No habiendo formulado ninguna propuesta el Presidente del Bando Moro.

Los Caballos del Vino por satélite

medios-comunicacion

Televisiones nacionales e internacionales obtendrán la señal institucional de la Carrera de los Caballos del VinoLas cadenas accederán a la retransmisión de la carrera vía satélite, que por primera vez se realizará en HD

Telecaravaca ofrecerá en abierto y en directo a través de su página web los principales actos de las fiestas patronales

La televisión autonómica retransmitirá la carrera para toda la Región a partir de las 14.00 horas

28/04/15. Medios de comunicación de ámbito nacional e internacional darán cobertura a las fiestas en honor a la Santísima y Vera Cruz. Se han acreditado más setenta medios de comunicación y fotógrafos que estarán en la ciudad durante estos.

Para facilitar y ampliar la cobertura mediática, el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz, a través de su Concejalía de Festejos y en colaboración con la productora caravaqueña Producciones Serrano, ofrecerá la señal institucional en directo de la Carrera de los Caballos del Vino. El concejal responsable del área de Festejos, José Francisco García, ha detallado que la señal llegará vía satélite y de forma gratuita a todas las cadenas de televisión, lanzándose a nivel regional, nacional e internacional y por que primera se realizará en HD, con el fin de seguir promocionando el festejo como candidato a Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO”.

Además de las cadenas nacionales que podrán emplear estas imágenes en sus servicios informativos, la televisión autonómica 7 Región de Murcia ofrecerá íntegra la retransmisión a partir las 14.00 horas.

SONY DSC

La cadena local Telecaravaca también emitirá los principales actos de las fiestas patronales en abierto y en directo a través de su página web www.telecaravaca.com. “Hay que agradecer importante esfuerzo que realiza el equipo humano de Telecaravaca para cubrir todos y cada uno de los actos que componen el programa festero y emitirlos en abierto a través de su portal web, alcanzando cada año un gran seguimiento por parte de personas que no pueden acompañarnos durante estos días”, ha detallado el edil de Festejos.

Desde el departamento de comunicación del Ayuntamiento se han enviado invitaciones y un dossier informativo a periódicos, radios y televisiones. Durante las jornadas de ayer y hoy programas, como “Las Mañanas de la 1” y “El Tiempo de Roberto Brasero de Antena 3, ya han emitido menciones y reportajes previos de las fiestas patronales de Caravaca.

MediosFiestas02