Entrevista a Óscar, Concejal de Festejos del Ayuntamiento

entrevista-cabeceraOs dejamos una nueva entrevista, en esta ocasión la realizamos hace varias semanas a nuestro Concejal de Festejos Óscar Martínez, en ella nos cuenta aspectos interesantes de su cargo como concejal relativo a las áreas de festejos y cultura.

Para empezar, algo que nos interesa a todos: ¿en qué estado se encuentra la candidatura de los Caballos del Vino a patrimonio inmaterial de la Humanidad de la UNESCO?

La candidatura ha dado ya uno de los pasos más importantes, se podría decir que está a la espera, y se supone que en la próxima reunión prevista para 2018 estará situada en primera línea española, porque cada país puede presentar un número determinado de propuestas. El trabajo más difícil está hecho. Lo que tiene que hacer el Bando de los Caballos del Vino como entidad que soporta el festejo, en colaboración con otras entidades políticas y sociales, como es el Ayuntamiento y la Comunidad Autónoma, es estar presente y no cejar a la hora de realizar actividades culturales que, aunque no tienen que ser grandes cosas, sí deben ser un continuum de actividades para demostrar que es una cosa que está viva. Actividades aparte del festejo de los Caballos del Vino, a lo largo del resto del año.

¿Cómo se presenta el Año Jubilar en cuanto a eventos culturales?

00202ES4MU-300x229Pensamos que los eventos culturales son primordiales, porque aunque el Año Jubilar sea un evento eminentemente religioso, la otra vertiente principal que ha de tener es la cultural; por tanto, en la medida de nuestras posibilidades, pretendemos que todos los meses haya varias actividades culturales. Se empezó por ejemplo con el concierto de Jaime Urrutia, con obras de teatro y conciertos en febrero… Y la filosofía que vamos a tener desde la Concejalía de Cultura es combinar la oferta cultural que ya de por sí tiene Caravaca agrandándola con lo que nos pueda venir de la Comunidad Autónoma para que este Año Jubilar sea muy potente en lo cultural. Lo vamos a intentar avanzar mensual o bimensualmente siempre que sea posible durante el año completo, o sea, de principio a fin.

Muchos caravaqueños se lo preguntan, pero pocos lo saben. ¿Cómo se organizan unas fiestas como las de Caravaca? ¿Cómo se resuelve el reparto de responsabilidades?

Las fiestas en torno a la Santísima Cruz a mí siempre me gusta decir que son un microcosmos, son un apartado muy complejo dentro de la sociedad caravaqueña. Yo soy el concejal de cultura y de festejos al mismo tiempo, y el concejal de festejos en este caso no organiza en sí, sino que más bien coordina. En cuestiones de organización, la figura más importante es el Secretario de Comisión de Festejos que depende directamente de la Real e Ilustre Cofradía de la Santísima y Vera Cruz. Ese Secretario de Comisión de Festejos es el que se crea una directiva o un grupo de trabajo a su alrededor en el que están incluidos también, lógicamente, los bandos moro, cristiano y de los caballos del vino. Pero que eso es lo que se ve, porque alrededor hay un montón de personajes, de pequeños actores dentro de ese gran microcosmos, como pueden ser los giganteros, el personal del Ayuntamiento que monta las infraestructuras, etc. El Ayuntamiento, principalmente, aparte de ser uno de los principales financiadores de la Comisión de Festejos, lo que aporta son las infraestructuras y poner, como si dijéramos, “la calle”, los servicios de limpieza, etc. Pero la capacidad de organizar y disponer la tiene el Secretario de Comisión de Festejos. El concejal de festejos está en estrecha relación con él y con la Cofradía, pero más que organizar, el papel de mi concejalía es el de coordinar, porque hay más festejos a lo largo del año, tanto en el pueblo como en las distintas pedanías que tiene Caravaca.

¿Cree que la cultura es un valor al alza en Caravaca de la Cruz o se nota poco interés en lo cultural?

Yo no creo que la cultura en Caravaca sea algo olvidado en el pueblo, aunque sí hemos sido tradicionalmente una plaza dura en cuanto a conciertos, en cuanto a obras de teatro, en cuanto a determinadas propuestas culturales. En nuestra intención está intentar revertir eso, pero en la medida de lo posible; tampoco queremos meternos donde no podemos meternos, pero, teniendo en cuenta los aforos que podemos tener en Caravaca y las posibilidades que podemos ofrecer, queremos avanzar en este aspecto. En invierno, el teatro Thuillier no nos permite grandes aforos, a eso me refiero cuando digo lo de actuar acorde a nuestras posibilidades. El año pasado cuando organizamos por ejemplo el concierto de los Celtas Cortos, a mí me gustó mucho ver las calles de Caravaca llenas de gente cenando en la previa al concierto, luego la plaza del Arco con un aspecto inmejorable, familias enteras… Yo creo que si se hace con tacto y teniendo en cuenta las características de lo que somos, la cultura puede ir a más. Aunque repito que siempre hemos sido una plaza dura.

El Jubilar es un año para lucir nuestras mejores galas patrimoniales. ¿Hay previsión de intervenir mueble e inmueble o alguna puesta en valor?

Durante 2016, en los últimos meses del año, se estuvieron reparando las murallas de la basílica-santuario y aparte hemos realizado un plan de choque, ya no en sitios culturales, sino en distintos lugares de Caravaca, y queremos avanzar en la adquisición de algunos inmuebles que son muy importantes en Caravaca, como, por ejemplo, la que tradicionalmente se conoce como casa de San Juan de la Cruz.

En cuanto a otras actuaciones, la verdad es que no depende únicamente de nosotros. Necesitamos mucha ayuda externa porque nosotros no podemos asumir el coste de las actuaciones que se tienen que realizar en esos determinados lugares, como pueda ser el convento de las Carmelitas, etcétera, etcétera.

Gigantero, navarro, nazareno morao, profesor, concejal y deportista…

Aunque no se me note. (risas)

… ¿Cómo lo hace?

Pues la verdad es que me gusta lo que hago: me gusta ser profesor, me gusta ser gigantero, me gusta salir en los Navarros, le tengo mucha pasión a la Semana Santa y el deporte, que es lo que más abandonado tengo, también; aparte de lo de concejal, que también creo en lo que hago. De lo contrario, me quedaría acostado en mi casa y que otro lo hiciera. Sobre todo, sobre todo, aunque esté feo decirlo, gracias a que soy un pájaro libre, que no tengo descendencia, puedo gestionar mi tiempo como quiero, la verdad que eso ayuda bastante. Porque seguramente si tuviera hijos o tuviera pareja, alguna de estas partes se vería dañada o recortada en algún momento, pero como dispongo del tiempo como quiero, pues la verdad es que puedo llevarlo todo para adelante.

Gigantes y cabezudos al son de la dulzaina

cabeceraUnas veces villanos, otras héroes, los Gigantes forman parte del imaginario colectivo desde los pretéritos tiempos medievales. Protagonistas de leyendas y cuentos infantiles, el gigante es la representación tanto de la sublimación de la humanidad como de la encarnación de sus más terribles temores, pues el gigante poderoso y bonachón y el colosal destructor a menudo comparten presencia en las fabulaciones, pues acaso son ambos las dos faces de nosotros mismos…

Sea como fuere, los gigantes aparecen en las crónicas festeras divinas y paganas de diversos puntos de España, y allende nuestras fronteras, desde antiguo, siendo su origen aún un misterio por desvelar. En Caravaca de la Cruz, desde luego, son parte esencial de las Fiestas en Honor a la Santísima y Vera Cruz, pues los Gigantes y Cabezudos, queridos por pequeños y mayores, son los embajadores de los festejos, pregoneros silenciosos de los días de algarabía y solemnidad que están al llegar. En un dueto indisoluble, los Gigantes (y cabezudos) acompañan al Tío de la Pita (y Tamboril) en sus desfiles por las carreras caravaqueñas, escenarios desde antaño de la desbordante alegría de la chiquillería domada al son de melodías populares.

1

Solemnidad gigantil

Y sin embargo, los gigantes no siempre fueron parte casi exclusiva de nuestras Fiestas. En su origen, y como nos señalan los documentos históricos, los gigantes eran parte del cortejo de la fiesta del Santísimo Sacramento, o Corpus Christi, la solemnidad religiosa más importante del año en aquellos tiempos y que más esmero requería por parte de las mayordomías encargadas de su organización. Se habla de “danzas y gigantes” como parte de las celebraciones del Corpus, en las que también aparece una figura diabólica llamada Tarasca, una especie de serpiente dracónica, representante de Lucifer, cuyo destino al final de los festejos era perecer en las llamas purificadoras.

La razón de la presencia de los gigantes en la celebración del Corpus navega en la conjetura; acaso podría explicarse como un simbolismo de la separación entre lo terrenal y lo divino, siendo los gigantes los heraldos de lo perecedero, como ellos mismos, meros seres de tela, madera y cartón, frente a la eternidad espiritual.

La primera documentación relativa a los gigantes caravaqueños data de 1628, en las fiestas del Corus Christi, con el pago de 160 reales del Mayordomo Juan Torrecilla Merino al artesano Tomás Carbonell para la hechura de cuatro gigantes y un caballo, partes de una representación teatral. Así mismo, en el mismo año se halla testimonio del pago de 142 reales y 36 más por montar los gigantes y conducirlos, respectivamente. Su presencia se mantendría en las décadas siguientes, siempre ligados al Corpus.

2

El ocaso y resurgimiento de los gigantes

En 1780, las danzas de “gigantones y enanos” fueron prohibidas por Real Cédula de Carlos III, sin duda impulsada por los Obispos Ilustrados que encontraban de poco gusto decoroso éstos elementos, declarando que “…su concurrencia ocasiona no pocas indecencias y sólo sirven para aumentar el desorden y distraer o resfriar a la Majestad Divina”. Sin embargo, pasados los temores a la sanción de las primeras décadas, la prohibición se fue olvidando y en el siglo XIX las danzas de gigantes y cabezudos o enanos volvieron poco a poco a poblar las festividades de corte no sólo religiosa sino también civil.

El cómo y cuándo los gigantones se vuelven parte de las Fiestas de la Vera Cruz de Caravaca es, una vez más, un enigma. Se dispone de una fecha probable, 1839, en la que ya los gigantes formaban parte de los festejos patronales caravaqueños. Acaso se llegó a ésto con un proceso paulatino, en el que al ir cobrando mayor relevancia las celebraciones en honor a la Stma. Cruz, así los gigantes y dulzainas fueron abandonando las solemnidades del Corpus para incorporarse a las festividades locales.

Desde entonces y de forma más o menos constante, los Gigantes van a aparecer cada año en las calles caravaqueñas como preludio a las Fiestas de la Cruz, siempre bailando al son de las melodías del Tío de la Pita… ¡que ya suenan por nuestras avenidas!

El Tío de la Pita y sus gigantescos compañeros

El Tío de la Pita llega en un autobús, recibido con todo el cariño de un pueblo, y como si de un Flautista de Hamelín se tratase, como cosa de magia, logra que la multitud le siga mientras toca “Serafina la Rubiales”. Detrás de él y de su inseparable Tamboril, los Gigantes y Cabezudos cierran la comitiva portados por abnegados y expertos giganteros, duchos en el manejo y baile de los colosos de cartón.

El Tío de la Pita, con arraigo en diversos puntos de la Región de Murcia, surge en el Renacimiento, como parte de los rituales primaverales, el tiempo de las labores del campo. Es el despertador del huertano que debe ponerse a la faena, el músico que junto con su Pita (dulzaina) y un niño acompañándole al tambor, recorre las sendas de las aldeas y los campos tocando melodías que ayudan a los cultivos a romper su sopor y dar buenas cosechas. En Caravaca, además, el Tío de la Pita está ligado a los “Conjuros” que se practicaban desde el Santuario de la Vera Cruz, en el que la Reliquia era mostrada a los cuatro puntos cardinales para abjurar las tormentas y bendecir los campos.

Los testimonios documentales del Tío de la Pita aparecen desde el siglo XVI, del cual se datan documentos de pago a “músicos” que vienen de fuera de Caravaca a amenizar las fiestas del Corpus. Ya en el XVIII, se menciona el contrato anual a “un dulzainero” que acude a Caravaca para cumplir la misma tarea, hasta que su labor se liga de forma permanente a las Fiestas de la Cruz. Naturalmente, con el paso de la presencia de los gigantes en el Corpus a las Fiestas patronales caravaqueñas, el Tío de la Pita les sigue en la aventura, convirtiéndose desde entonces en inseparables compañeros de correrías y música en las postrimerías del mes de Abril.

4

Serafina está en la esquina, más seca que una sardina…

Sin duda, un halo de emoción acompaña la danza de los gigantes y cabezudos con la melodía del Tío de la Pita, pues es la señal inequívoca de que se aproximan las Fiestas de la Vera Cruz de Caravaca y Caballos del Vino. La dulzaina del Tío de la Pita resuena en las calles durante los cinco días más esperados por la chavalería de Caravaca, pues es tiempo de juego y bailes, y de probarse a uno mismo para ver cuánto ha crecido durante el año anterior tratando de alcanzar las enormes manos de los Gigantes.

Tras los Festejos, la dulzaina del Tío queda en silencio hasta el año siguiente, y los gigantes y cabezudos duermen su sueño reparador en la antiquísima Ermita de San Sebastián, deseando el pueblo caravaqueño que vuelvan a salir de su sopor al grito de “¡Gandules, gandules…!” mientras el Tío de la Pita vuelve a bajarse del autocar tocando aquello de:

“Serafina está en la esquina, más seca que una sardina.
Serafina, Serafina.
Serafina la Rubiales es una chica muy fina.
Serafina, Serafina.
Serafina mueve los pinreles,
que tu cara es un manojo de claveles.
Serafina, deja a ese bribón.
Serafina de mi alma, Serafina de mi corazón”.

5

AGRADECIMIENTOS

Al siempre solícito Peris González por su aportación documental y fotográfica.

Encuentro de Bandas de Música

cabecera-bandasEl próximo fin de semana, 29 – 30 de abril, se celebra en Caravaca de la Cruz el VI Día de la Federación de las Bandas de Música de la Región de Murcia con el siguiente programa de actos:

PROGRAMA
Recepción de las distintas bandas a partir de las 10 h.
en la Avda. de los Andenes, apeadero de Autobuses
(donde se apearán los músicos y los autocares con los
instrumentos se dirigirán a Salones Castillo).

  • 11’00 h. Inicio de la Peregrinación con las banderas de
    cada Banda de Música en cabeza por Calle Corredera,
    Plaza San Juan de la Cruz, Gran Vía, Plaza del Arco, a la
    Parroquia de El Salvador, donde se realizará la Estación
    Jubilar y se recoge la Cruz guía para subir hacia la
    Basílica. (Duración Estación Jubilar 10 min.).
  • 11’30 h. Llegada a la Basílica-Santuario, donde se
    acoplarán las distintas bandas en la explanada del
    Castillo.
  • 12’00 h. MISA DEL PEREGRINO. Donde las Bandas
    ganarán el jubileo y todas las banderas presidirán dicha
    misa.
  • 14’00 h. Comida de Hermandad en Salones Castillo de
    la Cruz. (A la llegada al Templete, todos los
    representantes de las bandas recibirán un sobre con los
    tiket de la comida). Ya en los Salones y una vez acabada la comida Acto
    protocolario, donde el Alcalde de Caravaca de la Cruz y
    otras autoridades, darán la bienvenida.
  • 16’00 h. Recogida de instrumentos y concentración en
    la explanada de dicho restaurante.
  • 16’45 h. Inicio del pasacalles con el siguiente
    recorrido: Salones Castillo, Paseo de Santa Clara, Calle
    de las Monjas, Plaza del Arco (donde cada banda
    interpretará el pasodoble que ellos han seleccionado),
    Gran Vía, en la tribuna de autoridades se hará entrega
    del Certicado de Peregrino a cada banda y de su
    corbatín a cada bandera, continuando el desile por
    Maruja Garrido y Templete. Recordamos que será retransmitido en directo por la 7
    Región de Murcia.
  • 18’00 h. Todas las bandas al unísono interpretarán 4
    piezas:
  • Himno de la Federación de Bandas
    Juanito “El Jarri”
    Caballeros de Navarra
    Amigo Emilio

La Patrulla Águila en Caravaca

cabecera-patrullaLa Patrulla Águila sobrevolará el cielo de Caravaca de la Cruz al término de la tradicional Ofrenda Floral a la Vera Cruz, que tiene lugar en la mañana del 1 de mayo, dentro de las fiestas patronales.

El alcalde, José Moreno, ha recibido hoy en el Salón de Plenos a los pilotos del grupo de vuelo acrobático del Ejército Español de Aire, que se han desplazado a la ciudad para planificar esta actividad. Los pilotos han visitado el Consistorio, encabezados por el comandante José Manuel García Mora y el caravaqueño Juan Ramón Ruíz, que es uno de los siete pilotos titulares de la patrulla.

José Moreno ha querido agradecerles el gesto que van tener con Caravaca de la Cruz y su Año Jubilar 2017, con la actividad que tendrá lugar el próximo 1 de mayo y con el encuentro que mantendrán hoy con niños y niñas en el teatro Thuillier. Asimismo, ha informado, para tranquilidad de los vecinos, que durante la jornada del próximo martes 25 de abril tendrán lugar las pruebas de las pasadas y acrobacias de cara al 1 de mayo.

RecepcionPatrullaAguila01 RecepcionPatrullaAguila02

La curiosa tradición del Viernes de Lázaro en Caravaca

cabecera-lazaroCon el final de la Cuaresma ya próximo, y a una semana del Viernes de Dolores, resulta pertinente recuperar el relato de una vieja tradición caravaqueña que tenía lugar el viernes anterior al de Dolores, y que ayer y hoy se conocía como el Viernes de Lázaro. Actualmente, en éstas fechas se celebra un triduo en honor a San Lázaro, en los tres días precendentes al mencionado viernes de Lázaro, pero la celebración antigua tuvo una forma algo diferente.

Era costumbre en tiempos más pretéritos acudir el mencionado viernes anterior al de Dolores al Santuario de la Vera Cruz, donde desde el siglo XVIII al menos, existe en el lado de la Epístola un altar dedicado al bienamado amigo de Cristo, muerto por enfermedad y resucitado por Su voluntad. Los caravaqueños se congregaban por cientos en el templo, durante todo el día, para orar en el altar de San Lázaro, quizás como parte del atávico sentimiento de suplicar a los Santos remedios imposibles para la mano humana, o como pleitesía a los fallecidos, como lo estuvo Lázaro. Era en efecto un día multitudinario, alcanzando su máxima afluencia a las 3 de la tarde, la hora del miserere, cuando “la iglesia se quedaba pequeña y el espacio dedicado a velas y cirios rebosaba hasta el peligro de incendio por saturación“.

¿Una costumbre de raíces en la Europa del Este?

A día de hoy no se ha esclarecido con nitidez el origen de ésta costumbre caravaqueña del Viernes de Lázaro. Algunas investigaciones antiguas y pendientes de revisión apuntan a que tal tradición fue importada por alguien con la buena intención de revitalizar la afluencia de fieles al Santuario en esta fecha concreta, dado que la presencia masiva de caravaqueños en el Viernes de Dolores y el Viernes Santo en el Castillo se daba por sentada.

articulo-1

Existe una hipótesis sobre las raíces de ésta tradición que habla de la cristianización de una festividad eslava con origen en Serbia y que responde al nombre de Sábado de Lazarel o Sábado de las Flores. En tal festividad, celebrada el sábado antes de Ramos, es costumbre entre otras que las muchachas jovenes, en grupo de tres máximo y vistiendo una de ellas al estilo nupcial, marchen con hojas de sauce adornando su cabello, cantando un himno triste y melancólico que habla de la trágica muerte de un tal Lazarel, víctima de una caída mortal desde un árbol al intentar coger una flor para su amada prometida. No deja de ser una celebración de origen pagano, de celebración de la Primavera.

El cómo ésta festividad llegó a Caravaca, cristianizada y adaptada a las fechas y el contexto religioso local, es aún un misterio. Sin duda existen coincidencias entre el caravaqueño Viernes de Lázaro y el eslavo Sábado de Lazarel, como la celebración de ambos a inicios de Primavera, tomando como base la muerte, y con los lamentos tanto de las hermanas del resucitado amigo de Cristo como de la prometida de Lazarel y sus acompañantes. Sea como fuere, ésta curiosa tradición caravaqueña que tanta popularidad amasó en el siglo pasado y que cayó en el olvido durante muchos años, hoy en día está recuperada en forma del mencionado triduo a San Lázaro, que si bien difiere de las maneras antiguas de ésta costumbre, en esencia su significado no ha cambiado y sigue concentrando a muchos caravaqueños y caravaqueñas con ánimo de rendir culto a Lázaro, uno de los pocos mortales corrientes y molientes que ha vuelto de la muerte para contarlo.

articulo-2

Fuente: ‘Crónicas para la Historia de Caravaca’. J. A. Melgares Guerrero.

La Arpía de Caravaca: El Diablo (o el mito) en la piedra.

cabecera-arpiaCongelada en piedra desde hace 500 años; impasible, inquietante, testigo inmortal de decenas de generaciones de caravaqueños y hechos tanto luctuosos como festivos. En silencio, siempre en silencio…

Los caballeros de Santiago la colocaron en su perpetuo puesto de guarda en la esquina de la parroquial de El Salvador, la joya renacentista de la villa, el templo de la resplandeciente dignidad aristocrática. Una bestia, dicen los viejos, hecha de pura maldad, inexplicable en un templo cristiano. Mitad ave rapaz, mitad mujer, muchos nombres se le ha dado desde la oscuriad de la superstición: Sirena, Gárgola, Arpía, piezas difusas de un enigma inextricable como es la representación mitológica de una criatura infernal. Los antiguos griegos creían que la arpía traía consigo tormento, infortunio y calamidades, que arrastraban las almas de los mortales al Inframundo. Nada permite escudriñar las mentes de los Santiaguistas acerca de las razones que permitieron semejante efigie en la más importante de sus sedes vicariales, salvo una lección amedrentante: Mantente atento, viajero, y cuídate de la mirada de la Arpía, pues no es sino un funesto recordatorio de los peligros del vivir; el Diablo acecha, los pecados pudren el espíritu, y la única salvación se encuentra en el seno de la iglesia… la de El Salvador. ¿Cuántos caravaqueños habrán pasado durante cinco siglos bajo la verduga mirada de la Arpía, sintiendo cómo su alma se hiela, sólo para bajar la mirada al suelo con humildad y recordar éste terrible aviso?

aaaEcos de otros tiempos y otros lugares resuenan alrededor de la Arpía de Caravaca. Acaso una figura familiar para los maestros constructores que llegaron a la Caravaca del Renacimiento para obrar prodigios arquitectónicos. Maestros naturales del País Vasco y Cantabria, criados con leyendas y mitologías muy propias del norte peninsular. Alarifes que levantaron la parroquial de El Salvador y que dieron hogar a una de sus figuras legendarias: la Andra-Mari, madre creadora, genio nacido en el Caos… o quizás tan sólo su forma de retratar a la Madre de Todos.

O quizás la Arpía está emparentada con la antigua nobleza caravaqueña; las familias Melgarejo, Otálora, Mora, proclamando siempre su preponderancia, luchando por demostrar sus raíces en la poderosa nobleza norteña… acaso alguna de éstas familias ordenó esculpir a la Arpía como símbolo de su poder familiar, señalando mayores derechos sobre ésta tierra que las estirpes rivales.

La Arpía calla. Guarda un silencio helado desde su puesto en la llamada Esquina de la Muerte. Acaso es la Dama de Negro la que aguarda en aquel lugar, o acaso el nombre le vino dado por el temor a las llamas del Infierno que despertaba la Arpía. Tal vez aquel lugar era el elegido para resolver los duelos a ultranza, de los cuales solo uno salía vivo. Quizás es la esquina desde la que partía el cortejo fúnebre hacia el antiguo cementerio de Caravaca. Nadie sensato creería que una figura misteriosa como la Arpía y un sombrío nombre como Esquina de la Muerte están enlazados por mera casualidad.

La Arpía continúa allá arriba. Congelada en piedra, silenciosa, acechante. Ya apenas llama la atención, ya apenas se le reverencia el temor de antaño; el tiempo ha mellado sus facciones y amenaza con hacerla desaparecer, anciana más allá de lo computable, sabia más allá de lo saludable. Cuídate, viajero, de la mirada de la Arpía cuando pases por la Esquina de la Muerte. Puede que ya no tenga ojos para verte, pero sin duda puede leer lo que hay en tu alma…

bbb

Entrevista a Emilio, Secretario de Comisión de Festejos

entrevista-cabeceraContinuamos nuestra serie de entrevistas festeras, en esta ocasión con el Secretario de la Comisión de Festejos que nos desvelará algunas de las propuestas que tienen sobre la mesa para este año así como su opinión en algunos puntos de interés general. Esperamos que os guste.

Empecemos por despejar dudas: ¿cuáles son las competencias de la Comisión de Festejos?

Yo más bien diría qué no son las competencias, porque competencias de la Comisión de Festejos son todas. Menos la organización de las procesiones y de la ofrenda de flores, pues todo es competencia de Comisión de Festejos. Es competencia la fiesta infantil, los gigantes, el pregón, la gala festera, la organización, el montaje de las tribunas, la pólvora… Todo.

¿Qué es lo que afronta con mayor ilusión?

No puedo definir nada concreto, porque para nosotros, para la Comisión de Festejos, todos los proyectos que tenemos están colmados de ilusión. Quizás algunos más que otros, pero más por el subconsciente mío, porque me gusten más unas cosas que otras, porque puedo tener más cariño hacia unas cosas… pero vamos a afrontar todos los proyectos con gran ilusión. Cierto es que hay muchos proyectos, pero puedo nombrar, por ejemplo, el del día 29 de abril, que es el de las bandas de música, cuando vendrán a ganar el jubileo y habrá un desfile de bandas y tocarán en conjunto los dos mil músicos una marcha mora, una macha cristiana y un pasodoble. Para mí es un tema que, por haber sido músico –y el que es músico siempre será músico, y el que me conoce sabe que una de mis debilidades de nuestra fiesta es la música– pues este encuentro lo voy a afrontar con una ilusión especial. También el día del jubileo y del encuentro de moros y cristianos de otras poblaciones es algo que me hace mucha ilusión, como podría nombrar tantos y tantos proyectos, por eso prefiero decir que todos los afronto con ilusión.

¿Continuará las líneas de la anterior Comisión de Festejos u optará por innovar en algún aspecto?

A ver. Como decía aquel: “Año nuevo, vida nueva”. Pues Año Jubilar, vida aún más nueva todavía. Nosotros tenemos nuestro criterio y una forma de funcionar y de decidir las cosas y con esa línea es con la que vamos a actuar; ni con tratar de ser continuidad ni con tratar de innovar. Vamos a tratar de hacer una fiesta y aportar lo máximo que podamos para engrandecer nuestras fiestas y, sobre todo, el Año Jubilar.

¿Puede adelantarnos algo sobre lo que está en preparación este 2017?

Sí, puedo adelantar que sobre la propia rutina de la fiesta de todos los años y los actos que lleva consigo, sí que es cierto que tenemos en proyecto bastantes cosas.

Ya sabréis que decidimos correr las fechas para que no pillase seguido el día 29 de abril, el día de las migas, etc. todo seguido; porque creíamos que eso era un matapersonas, y los primeros que nos lo agradecieron fue el Bando de los Caballos del Vino. Y así lo que hacíamos era diluir y diversificar un poquito más el tema de las fechas. En cuanto a innovaciones, el día 18 de marzo va a ser una novedad porque teníamos muchas ilusiones puestas en que se hiciesen conjuntamente las presentaciones de los sultanes moros y de la amazona de los Caballos del Vino. Esto, entre otras cosas, supone un ahorro económico para los bandos.

Luego, el sábado 25 de marzo, tendremos el jubileo y el encuentro de moros y cristianos de distintas poblaciones. Se ha invitado a las 72 poblaciones de la UNDEF (Unión nacional de entidades festeras) y también a las poblaciones que no pertenecen a ella. Pretendemos que vengan a pasar un día de convivencia en Caravaca, a ganar el Jubileo y por la tarde hacer un desfile de moros y cristianos.
Por otro lado, tenemos el tema de la revista, para la que este año tenemos un convenio de colaboración con APCOM. Van a participar tanto en la funda de la revista, como en los regalos institucionales que vamos a hacer para Comisión de Festejos. También son los que van a hacer el cartel de fiestas de 2017.
El día del cristiano pretendemos que vengan los carnavales de Águilas a celebrar el Jubileo y realizarán un desfile por la tarde.

El día del moro tenemos previsto organizar el encuentro nacional de gigantes y cabezudos, como en los anteriores años jubilares. Ha habido incluso poblaciones que han solicitado asistir y, por falta de infraestructura, lamentablemente, hemos tenido que decirles que ya no podemos acoger a más participantes.
Lo dejamos ahí, para abrir boca.

Noche de las migas: ¿tradición en plaza del Hoyo? ¿O seguridad y accesibilidad en la Glorieta?

Yo no lo plantearía así. Planteas que tradición es el Hoyo y seguridad es Glorieta… Yo creo que ese no es el planteamiento. Vamos a ver, aquí hay una cosa que está muy clara: para mí se ha perdido lo que es la esencia de la noche de las migas. Lo que no puede ser es que venga gente como llegó el año pasado… Tanto hablar de la noche de las migas, ¿y eso es la noche de las migas? A mí me gustaría que me explicaran las propias peñas qué es la noche de las migas para ellos. Yo lo que sí te puedo decir es que por falta de diálogo con las peñas no va a ser, porque yo tengo que conocer de primera mano qué es lo que quieren las peñas. Yo ya he estado hablando con peñas y lo que encuentro ciertamente son discrepancias dentro de las mismas peñas. Por otro lado, yo creo que tradición y seguridad son perfectamente compatibles y yo abogo por la tradición, por supuesto. La noche de las migas, dentro de que sea una noche anárquica –y creo que así debe ser–, tiene que ser una noche dentro de un contexto. Lo que no puede ser es que las peñas migueras se metan cada una en su local y salgan a las cinco y media de la mañana. Para mí eso no son migas, eso es botelleo, y creo que tenemos 365 días al año para hacer botelleo. Por eso creo que si Comisión de Festejos saca en el programa de fiestas una cosa que se llama Noche de las Migas es para que entre dentro de un contexto en el que, aunque sea anárquica, se cumplan una serie de normas. Esta es mi opinión particular. De hecho, yo te puedo decir que como Emilio Martínez no soy partidario de hacer las migas como están. Y como secretario de festejos no voy a consentir las migas tal y como están ni Comisión de Festejos las va a asumir así. Es decir, por diálogo no va a quedar, pero las migas en la Glorieta no van a ser. Lo tengo clarísimo.

¿Qué le diría a Emilio Martínez la noche antes de ser nombrado Secretario de Festejos?

Le diría lo mismo que le estaba diciendo quince días antes, un mes antes y tres meses antes. Que yo a mí mismo me estaba diciendo que no, que no y que no. ¿Que por qué después he dicho que sí? Sinceramente, no me lo preguntes. Supongo que el subconsciente te lleva a lo que te tiene que llevar, viene a pedírtelo gente y al final te tocan la fibra sensible, te dicen “no lo hagas por mí, hazlo por la Santísima Cruz”, “venga, que es un Año Jubilar”… Y yo decía que siempre somos los mismos, que si es que no hay manera de variar, pero al final aboca a que es así como tiene que ser. De hecho el tiempo me da la razón. Ojo, que aunque haya sido un poco forzado, eso no quiere decir que tenga menos ilusión, porque ilusión tengo muchísima; pero sí que me queda un poquito de cargo de conciencia, porque he procurado meter gente joven y renovar junta, pero creo que la gente joven o ve la fiesta de otra manera o tiene otra forma de concebirla, porque realmente tengo la sensación de que todo esto le da exactamente igual. Y al final uno tiene que recurrir a sus mismos contactos y amigos. A fin de cuentas, no me arrepiento porque tengo una Comisión de Festejos de muchísimos años, con mucha experiencia y vamos a aportar todo lo que podamos para engrandecer esto.

Entrevista a Elisa, Hermana Mayor

entrevista-cabeceraIniciamos con esta publicación una serie de entrevistas a distintas personalidades relacionadas con el mundo de la fiesta, aprovechando el Año Jubilar 2017. A través de estas entrevistas conoceremos más las distintas entidades que trabajan en las fiestas de Caravaca, sus funciones y las novedades de cara a este año.

Elisa María Giménez-Girón es la Hermana Mayor de la Real e Ilustre Cofradía de la Vera Cruz de Caravaca. Encargada de la organización de los actos religiosos del Año Jubilar, charlamos con ella para conocerla un poco más. Esto fue lo que nos contó.

¿Cómo valora sus dos años en el cargo de Hermana Mayor de la Cofradía?

La valoración es muy positiva; estar cerca de la Cruz, poder difundir el culto, poder trabajar por ella y, a la postre, por el pueblo de Caravaca. Para mí está siendo una satisfacción, aunque, bueno, hay sus pequeños momentos, como todo en la vida. Pero priman más las cosas buenas que las malas. Desde aquí me gustaría animar a todos los hermanos cofrades a pensar por lo menos en ser Hermano Mayor y a valorarlo, y a presentarse.

¿De qué logro se siente más orgullosa dentro de la Cofradía?

Bueno, los logros de la Cofradía no creo que sea yo tampoco quien los tenga que decir. Esas cosas las deben valorar los demás, pero creo que son la difusión del culto, las visitas de personalidades que han venido de la Iglesia Católica a la basílica, el estar preparando un Año Jubilar… Todo en general.

¿Algún momento más complicado que recuerde?

Sí que hubo un momento complicado para mí, que fue el tomar la decisión de continuar dos años más o no continuar. Yo siempre había pensado que estaría solamente dos años, que yo no iba a ser la Hermana Mayor del Año Jubilar y, bueno, se dieron unas circunstancias… y tomar esa decisión ha sido uno de los momentos más difíciles.

¿Dispone Cofradía de algún plan para renovar o ampliar el Museo de la Vera Cruz?

El anterior Hermano Mayor, Pedro Pozo, ya adquirió una colección de cruces de un anticuario caravaqueño, Juan Torrecilla, que se incorporó al museo. Y durante mi etapa se reformó también el museo y se incorporó también la custodia procesional, que hasta entonces estaba en una esquina de la basílica. Así se puso en valor tanto la custodia como el museo.

¿Cómo juzga usted el estado del patrimonio allí custodiado y expuesto actualmente?

Bueno, yo lo veo bien, pero creo que debemos ampliarlo y creo que debe mejorarse, porque los visitantes de la basílica muchas veces repiten y creo que no podemos tener un museo permanentemente igual. Hay que darle cambios e ir ampliándolo porque cada vez la afluencia de visitantes es mayor y hay que ofrecer una alternativa también y exponer todo lo que tengamos en Caravaca.

¿Cuál es el papel de Cofradía dentro de los Caminos de la Cruz?

La Fundación Caminos de la Vera Cruz es una fundación público-privada que se creó en 2016 para la difusión del culto a la Cruz y para la administración también de los incentivos fiscales por parte de las empresas. Creo que la Cofradía debe estar ahí por ser la garante de que todo lo que se hace entorno a la Vera Cruz tenga el sello religioso y no se profane la imagen ni se malutilice y se trate con el debido respeto, y también la Cofradía ha de estar informada de todo lo que se mueve en torno al Año Jubilar. Esta fundación tiene la vocación de permanecer en el tiempo, la componen varias empresas, la Comunidad Autónoma, la Cofradía de la Cruz, así como el Ayuntamiento. Es la primera vez que la Cofradía está en estamentos de este orden y creo que su papel es muy importante.

En cuanto al Año Jubilar, ¿qué planes de actuación tiene Cofradía en 2017?

Cofradía tiene una misión fundamental en el Año Santo, y es recibir a los peregrinos. No sé si vamos a poder hacer alguna iniciativa más que lo que es puramente la atención de los peregrinos en la basílica. Es la encargada de preparar todo en la iglesia, la coordinación de los sacerdotes junto con el obispado… No es que los coordinemos nosotros, pero tenemos que estar en contacto con los sacerdotes para el sacramento de la confesión, los horarios de misas, el tema del voluntariado, la preparación de las celebraciones cuando son fuera de la basílica, porque son muy multitudinarias; hay que preparar las sillas… Se están preparando más infraestructuras, como unos toldos para los meses de verano, unos confesionarios portátiles para conferir una mayor intimidad en la confesión en la explanada, etc. Se están realizando algunas mejoras en la basílica, como cambiar cortinas, arreglar bancos, la megafonía necesaria para las celebraciones religiosas en la calle, en fin, todo eso requiere una cantidad de trabajo que básicamente es la función de la Cofradía en el Año Jubilar.

Por supuesto, el Quinario de 2017 será un quinario muy especial, por lo menos desde esta Junta de Cofradía así lo pretendemos, queremos invitar a las cinco ciudades santas. Queremos que venga el patriarca de Jerusalén o el custodio de Tierra Santa, dependiendo de su disponibilidad; queremos que venga un cardenal de Roma, ya le hemos cursado invitación al obispo de Santander, queremos que venga el arzobispo de Santiago de Compostela, Don Julián Barrios, que ya estuvo aquí en 2010; entonces, queremos que tenga un nivel religioso de más trascendencia que en los años anteriores.

Sobre la Cruz de Caravaca, imaginamos que serán muchos los que contactan para informarse sobre el Año Santo, pero nos interesa especialmente saber qué contactos llegan desde el extranjero. ¿De qué sitios conoce que hayan contactado con Cofradía acerca de la Cruz?

Hay gente de toda Sudamérica, en Sudamérica es muy conocida la Cruz. Hay gente de Norteamérica también, de Texas vienen con cierta frecuencia a la basílica, una vez al año o así. Piden muchas veces contacto, que se les mande algún objeto retocado por la Cruz, porque son personas que quizás tienen algún problema de salud… Hace poco se mandó un pañito que había sido retocado por la Cruz a Perú, porque así nos lo solicitaron y siempre que podemos atender estas cosas las hacemos. También los domingos vienen bastantes brasileños… Sí que hay una dimensión internacional. Este año se ha fomentado mucho la relación con Italia, con Polonia, vino el máximo responsable de las peregrinaciones del Vaticano, Monseñor Andreatta, estuvo aquí en Caravaca el invierno pasado. También hay un grupo de ucranianos que están en Murcia, muy devotos de la Cruz, que vienen a hacer sus celebraciones religiosas con cierta frecuencia. O sea, que la dimensión internacional es evidente.

Si tuviera la posibilidad de hablar con la Elisa que asumió el cargo de Hermana Mayor hace dos años y pico, ¿qué consejos o recomendaciones le daría con la experiencia que tiene ahora?

Pues yo le aconsejaría que siguiese fiel a los principios de la Iglesia Católica, que pensara que tiene que promover el culto a la Cruz, que la Cruz es lo más importante y el referente que tiene esta Cofradía, que es una Cofradía de gloria, para hacer fiestas, para organizar un Año Jubilar. Y que fuese muy responsable de lo que significa ser Hermana Mayor de la Cofradía de la Cruz, una cofradía que traspasa nuestras fronteras, que no se queda solamente en Caravaca, que tiene una dimensión importante fuera de Caravaca y es la que representa a nuestra Santísima Cruz fuera, y eso es un honor, pero también tiene que ser una responsabilidad.

Si quiere, aproveche para mandar algunas palabras a los caravaqueños.

Bueno, yo quisiera desde aquí animar a que este año 2017 todos los caravaqueños se acercasen a hacerse hermanos de la Cruz. Es muy importante el participar dentro de la Cofradía, el poder estar informado de lo que ocurre y el poder decir “yo soy hermano de la Cruz; soy caravaqueño y hermano de la Cruz”. Por eso invito a todos aquellos caravaqueños católicos que aún no sean cofrades a que se acerquen a la Cofradía, a que se hagan hermanos de la Cruz y formen parte de esta gran hermandad que es la Cofradía de la Cruz.

La “Noche del Reventón”: Tortas Fritas y Ceniza

cabecera-tortasComo cada año y a modo de ritual de preparación para la semana de Pasión, Semana Santa, nos acercamos al período de Cuaresma, que según la tradición cristiana, fue el período de 40 días que Jesucristo pasó en el desierto ayunando y preparando su espíritu para los futuros acontecimientos. Siguendo la religiosa tradición de “cargar con nuestra cruz”, desde el medievo no han faltado fervorosas muestras de piedad en forma de imitaciones de las penurias de Cristo, desde creyentes que se flagelan las carnes, a semejanza de los latigazos infligidos al Redentor, hasta hacerse crucificar, literalmente, para entrar en comunión absoluta con los dolores que hubo de padecer el mismo Jesús. Casi nada.

No es extraordinario, por tanto, que en la cristiandad se considere cita anual ineludible, si bien con dispares criterios de cumplimiento, la anteriormente referida Cuaresma: cuarenta días completos antes de la Semana Santa propiamente, días en los que tal y como se nos transmite por tradición no se puede comer carne los viernes; aunque tan liviana prohibición contemporánea no sería comparable al mucho más estricto ayuno al que se someterían las gentes piadosas en tiempos más pretéritos con el ánimo de empatizar en lo posible con la abstinencia alimentaria de Jesucristo en sus 40 días en el desierto y cargar, de ésta manera, con su “Cruz”, al tiempo que se “limpia” el alma para la semana Pasional.

Tragar hasta reventar

La Cuaresma comienza formalmente el Miércoles de Ceniza, día marcado en el calendario cristiano apostólico como el indicado para acudir a las iglesias y parroquias a lo que llamamos “ponerse” o “echarse” la ceniza en la frente de manos de un sacerdote, pues recuerda que “polvo eres y en polvo te convertirás”, que la vida es finita, un valle de lágrimas. Desde ese momento arranca el solemne período de Cuaresma en el que cada cual, de acuerdo a su conciencia, se pone las restricciones que su convicción le permita. Aunque en ningún lugar se indica que antes del Miércoles de Ceniza ya haya que ponerse el hábito…

Tal es la finalidad de la fiesta pagana del Carnaval, el baile de máscaras, los días de exceso antes de la abstinencia. Salid, bebed, comed, y no dudéis en bailar, que mañana quién sabe si estaremos en otro lugar. O como mínimo, habremos de estar 40 días de depuración espiritual.

En ésta coyuntura, nace una tradición muy caravaqueña que hunde sus raíces en siglos pasados: la Noche del Reventón, hermosa costumbre etnológica tan sencilla que se explica en pocas palabras: La noche del martes de Carnaval, el día antes de miércoles de Ceniza, comer ‘tortas fritas’ hasta no poder más. O lo que es lo mismo, hasta reventar.

Tales tortas fritas pueden comerse solas, con azúcar, chocolate a la taza, o cualesquiera acompañamientos del comensal. A gusto del consumidor. La única condición para cumplir con el mandato secular de la Noche del Reventón es tragar tortas hasta hartarse. Y el día siguiente, empezar la abstinencia cuaresmal.

tortas fritas

La Torta Frita que vino del Pasado

Quien éste texto rubrica, puede dar Fe de que semejante costumbre no existe mucho más lejos de nuestra Comarca del Noroeste. En mis años universitarios en la ciudad de Murcia, busqué sin éxito cada martes de Carnaval una confitería, panadería u obrador que me sirviese unas pocas ‘tortas fritas’ para mi particular Noche del Reventón, recibiendo de aquellas buenas gentes nada salvo cierto gesto de confusión. Las Tortas Fritas y la Noche del Reventón es un elemento idiosincrásico particularmente localizado y muy digno de transmitirse y conservarse. Pero, ¿De dónde viene tamaño disparate gastronómico? La documentación conservada desde luego no arroja apenas información. Todo lo que podemos hacer es conjeturar que tal tradición proviene de la Edad Media, período histórico en el que a la dificultad endémica de procurarse una adecuada alimentación se le sumaba la obligación religiosa de guardar la Cuaresma como todo buen cristiano, con sus correspondientes abstenciones alimenticias, si bien es bastante lógico pensar que en los confortables palacetes y castillos nobles resultaba sensiblemente más cómodo guardar los piadosos ayunos que en los estamentos más desfavorecidos. El campesinado, aguzando el ingenio y echando mano de los ingredientes más básicos a su alcance (agua, sal, harina y huevos, en su versión más elemental) se procuraban una masa densa y pastosa que separada convenientemente en trozos más pequeños y frita en aceite originaba una más que respetable cantidad de “tortas” que llenaban bien la panza y permitiría a las gentes de la plebe soportar los rigores cuaresmales.

Ésta receta, naturalmente adaptada y modificada a los gustos y posibilidades de la era moderna, es la que fundamentalmente ha llegado a nuestra época. Y a día de hoy, acaso un milenio después, las ‘tortas fritas’ continúan reuniendo a las familias en torno a una cena a base de éstas delicias ancestrales elaboradas con productos que la tierra tan generosamente nos brinda. Raro es el teléfono que no suene un día o dos antes del miércoles de Ceniza y al otro lado haya una madre o abuela, padre o abuelo, que diga “pásate por casa si quieres a por unas tortas fritas, que me han salido muchas…”

Feliz Martes de Carnaval. Felices Tortas Fritas. Que ustedes revienten bien.

Podéis encontrar una receta de ‘tortas fritas’ pinchando ésta dirección.

http://www.turismocaravaca.com/blog/noche-de-reventon-noche-de-tortas-fritas/

¡Que aproveche!

Caravaca de la Cruz: Jubiloso camino

cabecera-jubilar

Si reflexionamos un instante, la vida es esencialmente caminos. Iniciamos un camino al nacer, lo recorremos arropados por nuestras familias y amigos, encontramos obstáculos que debemos superar… Decisiones, las decisiones son parte del camino. Cientos de pequeñas sendas se nos presentan durante nuestra existencia, disyuntivas y elecciones que debemos encarar con sabiduría, o en un arrebato pasional, y cuyas consecuencias sólo podemos conocer al final de esa vía. A veces podemos volver atrás; otras no.

Y en otro lugar están los caminos interiores, los que recorremos dentro de nosotros mismos, la mayor parte de las veces en una soledad introspectiva. Preguntas, dudas, “y si…”, a la sazón pequeños caminos personales e íntimos que sirven para hacernos crecer como seres conscientes y conformar las personas que somos. Parte de esos caminos son las sendas espirituales, las que no refieren a nada material sino etéreo, las vias que parten y regresan al alma. En algunas ocasiones, las más extraordinarias, la andanza del camino del espíritu se conjuga con una senda de lo físico, como parte del crecimiento y el ansiado objetivo de la meta. Son los peregrinajes: veredas que recorremos a la vez con las piernas y el espíritu, la travesía vital y la comunión perfecta con nuestro propio ser. Los peregrinajes han existido durante toda la Historia, conduciendo a gentes de toda condición a lugares de especial y única significación, muchas veces como parte del camino espiritual, otras tantas con objetivos más mundanos, rogativas, súplicas, o meras muestras de respeto. Tal vez el ejemplo más conocido de camino de peregrinaje en España es el Compostelano, que conduce a Santiago, la sepultura del Apóstol.

peregrinoY sin embargo, existe otro peregrinaje, más humilde, menos transitado, pero de ninguna manera de menor entidad espiritual. Es el Camino de la Cruz, que lleva hasta la Santísima y Vera Cruz de Caravaca, nuestro Lignum Crucis, la razón de ser de Caravaca de la Cruz. Una reliquia muy devocionada desde antiguo, implicada en numerosos milagros, cuya veneración comenzó a ser recompensada con indulgencias por el Papa Clemente VI en el siglo XIV. Adoración secundada por cientos de miles de peregrinos y penitentes, veneración que ha traspasado los velos del tiempo y que llega hasta nuestros días. Humildes, nobleza, alta clerecía, realeza… el Camino de la Cruz no comprende de divisiones sociales a la hora de cobijar bajo su seno protector a quienes demuestran auténtica Fe.

Desde el año 1998, y gracias a la concesión del Santo Papa Juan Pablo II, Caravaca de la Cruz goza de un año jubilar cada 7 años in perpetuum, es decir, para siempre. De esta manera, una tradición de casi 8 siglos de antigüedad queda institucionalizada, y el Santuario de la Vera Cruz de Caravaca, la Real Basílica, se convierte en uno de los 5 lugares más sagrados del mundo Cristiano. El camino nunca se ha detenido. El peregrino sigue llegando a postrarse ante la Santa Cruz. Éste año 2017, Año Jubilar, es el año de los Caminos de la Cruz.

¿Cuál es la razón del Camino de la Cruz?

En el año 1998 el papa San Juan Pablo II dejó establecido que peregrinando a Caravaca y adorando a la Cruz, puede ganarse la Indulgencia Plenaria. El Camino de la Cruz es por tanto un peregrinaje espiritual y una manera reconocida por la Inglesia para que los penitentes obtengan el Jubileo, la total absolución de sus pecados.

cruz

¿Cuándo se puede recibir el Don del Jubileo?

En éste Año Jubilar, existen diversas fechas marcadas como adecuadas para obtener la Indulgencia. Son las siguientes:

  • El 3 de Mayo, Invención de la Cruz. La fecha en la que, según la tradición, Santa Elena, madre del emperador Constantino, halló el madero donde fue crucificado Cristo.

  • 14 de Septiembre, Exaltación de la Cruz, día en el que se conmemora el rescate de la Santa Cruz de manos de los persas, quienes la habían sustraído de Jerusalén.

  • En los días señalados para la Apertura y Clausura del Año Jubilar, éstos son, 8 de Enero de 2017 (Apertura) y 7 de Enero de 2018 (Clausura)

  • Cuando el obispo de la Diócesis de Cartagena presida alguno de los ritos del Santuario, también puede ganarse el Jubileo.

  • Finalmente, Una vez al año, el día que los fieles elijan, pereginando en grupo al Santuario de la Vera Cruz.

pergamino¿Qué se necesita para recibir el Jubileo?

  • Es necesario, en primer lugar, peregrinar hasta el Santuario de la Vera Cruz de Caravaca con devoción auténtica y con intención de ganar el Jubileo. También se debe participar de alguna de las celebraciones de la Basílica Santuario.

  • Debe llegarse en estado de Gracia, es decir, habiendo recibido la Confesión. Sin embargo, se establece que éste sacramento puede recibirse unos días después de haber recibido la Indulgencia. También se debe participar de la Eucaristía.

  • Se debe orar por la Paz mundial, por las intenciones del Papa, y por la Iglesia Católica.

  • Y por supuesto, adorar a la Santísima y Vera Cruz de Caravaca.

¿Debo completar algún recorrido mínimo para obtener la Gracia del Jubileo?

No es obligatorio. Tan sólo se pide que se acuda al Santuario con verdadera intención de ganar el jubileo y con espíritu de contricción. Sin embargo, para aquellos que deseen una expriencia más completa de peregrinaje, existen algunos Caminos de la Cruz establecidos, siendo el principal de ellos el que parte de Orihuela y conduce hasta Caravaca, pasando por lugares de importante significado espiritual como la Catedral de Santa María de Murcia y el Real Monasterio de la Encarnación de Mula, donde se custodia la Santa Espina de la corona de Cristo.

camino

No obstante, cada día parte una peregrinación simbólica desde la Parroquia de El Salvador, a las 11:30 de la mañana, que lleva hasta el Santuario, donde a las 12 en punto se lleva a cabo la Misa del Peregrino.

2017 es un año de espiritualidad, una ocasión excelente para viajar hasta Caravaca de la Cruz y conocer nuestras tradiciones, festividades, interesantísimo patrimonio histórico y cultural, y desde luego, obtener de la Santísima y Vera Cruz el don del Jubileo; una senda más en el camino de la vida.

Para obtener más información sobre el peregrinaje y los actos del Año Jubilar 2017 de Caravaca, o para disfrutar del turismo en Caravaca, os proporcionamos los medios de contacto de las instituciones implicadas en la organización del año santo.

Oficina de la Real e Ilustre Cofradía de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca: