I Concurso de Balcones y Escaparates festeros

cabecera-concursoLa Concejalía de Festejos del Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz, en colaboración con el portal web caravacafiestas.com y el patrocinio de Acciones Urbanas, Servicios y Medio Ambiente, convoca la primera edición del concurso ‘Balcones y escaparates festeros’.

A través de este certamen, la Concejalía de Festejos hace un llamamiento a todos los comerciantes, empresarios y vecinos de la localidad para que decoren sus locales y viviendas con elementos inspirados en las Fiestas en honor a la Santísima y Vera Cruz. El objetivo es embellecer la ciudad durante la celebración de sus festejos patronales y, al mismo tiempo, reforzar la campaña de promoción online que durante el mes de abril se despliega en redes sociales.

Para participar tan sólo hay que seguir la página en Facebook ‘Caravaca en Fiestas’, subir una imagen de tu balcón o escaparate y etiquetar la publicación con #BalconesYEsparatesFesteros. El jurado seleccionará un total de diez fotografías finalistas y serán los propios usuarios de esta red social los que elijan las tres ganadoras, mediante el número de ‘me gusta’ conseguido.

La empresa concesionaria de servicio municipal de limpieza viaria, mantenimiento de jardines y recogida de residuos urbanos, Acciones Urbanas, Servicios y Medio Ambiente, otorgará un primer premio, para cada una de las categorías de balcones y escaparates, consistente en una jornada a pensión completa en el Hotel Puerto Juan Montiel, Spa & Base Náutica, de Águilas.

Las bases que regulan este concurso están disponibles para su consulta en la sección actualidad del portal web caravacafiestas.com.

La “Noche del Reventón”: Tortas Fritas y Ceniza

cabecera-tortasComo cada año y a modo de ritual de preparación para la semana de Pasión, Semana Santa, nos acercamos al período de Cuaresma, que según la tradición cristiana, fue el período de 40 días que Jesucristo pasó en el desierto ayunando y preparando su espíritu para los futuros acontecimientos. Siguendo la religiosa tradición de “cargar con nuestra cruz”, desde el medievo no han faltado fervorosas muestras de piedad en forma de imitaciones de las penurias de Cristo, desde creyentes que se flagelan las carnes, a semejanza de los latigazos infligidos al Redentor, hasta hacerse crucificar, literalmente, para entrar en comunión absoluta con los dolores que hubo de padecer el mismo Jesús. Casi nada.

No es extraordinario, por tanto, que en la cristiandad se considere cita anual ineludible, si bien con dispares criterios de cumplimiento, la anteriormente referida Cuaresma: cuarenta días completos antes de la Semana Santa propiamente, días en los que tal y como se nos transmite por tradición no se puede comer carne los viernes; aunque tan liviana prohibición contemporánea no sería comparable al mucho más estricto ayuno al que se someterían las gentes piadosas en tiempos más pretéritos con el ánimo de empatizar en lo posible con la abstinencia alimentaria de Jesucristo en sus 40 días en el desierto y cargar, de ésta manera, con su “Cruz”, al tiempo que se “limpia” el alma para la semana Pasional.

Tragar hasta reventar

La Cuaresma comienza formalmente el Miércoles de Ceniza, día marcado en el calendario cristiano apostólico como el indicado para acudir a las iglesias y parroquias a lo que llamamos “ponerse” o “echarse” la ceniza en la frente de manos de un sacerdote, pues recuerda que “polvo eres y en polvo te convertirás”, que la vida es finita, un valle de lágrimas. Desde ese momento arranca el solemne período de Cuaresma en el que cada cual, de acuerdo a su conciencia, se pone las restricciones que su convicción le permita. Aunque en ningún lugar se indica que antes del Miércoles de Ceniza ya haya que ponerse el hábito…

Tal es la finalidad de la fiesta pagana del Carnaval, el baile de máscaras, los días de exceso antes de la abstinencia. Salid, bebed, comed, y no dudéis en bailar, que mañana quién sabe si estaremos en otro lugar. O como mínimo, habremos de estar 40 días de depuración espiritual.

En ésta coyuntura, nace una tradición muy caravaqueña que hunde sus raíces en siglos pasados: la Noche del Reventón, hermosa costumbre etnológica tan sencilla que se explica en pocas palabras: La noche del martes de Carnaval, el día antes de miércoles de Ceniza, comer ‘tortas fritas’ hasta no poder más. O lo que es lo mismo, hasta reventar.

Tales tortas fritas pueden comerse solas, con azúcar, chocolate a la taza, o cualesquiera acompañamientos del comensal. A gusto del consumidor. La única condición para cumplir con el mandato secular de la Noche del Reventón es tragar tortas hasta hartarse. Y el día siguiente, empezar la abstinencia cuaresmal.

tortas fritas

La Torta Frita que vino del Pasado

Quien éste texto rubrica, puede dar Fe de que semejante costumbre no existe mucho más lejos de nuestra Comarca del Noroeste. En mis años universitarios en la ciudad de Murcia, busqué sin éxito cada martes de Carnaval una confitería, panadería u obrador que me sirviese unas pocas ‘tortas fritas’ para mi particular Noche del Reventón, recibiendo de aquellas buenas gentes nada salvo cierto gesto de confusión. Las Tortas Fritas y la Noche del Reventón es un elemento idiosincrásico particularmente localizado y muy digno de transmitirse y conservarse. Pero, ¿De dónde viene tamaño disparate gastronómico? La documentación conservada desde luego no arroja apenas información. Todo lo que podemos hacer es conjeturar que tal tradición proviene de la Edad Media, período histórico en el que a la dificultad endémica de procurarse una adecuada alimentación se le sumaba la obligación religiosa de guardar la Cuaresma como todo buen cristiano, con sus correspondientes abstenciones alimenticias, si bien es bastante lógico pensar que en los confortables palacetes y castillos nobles resultaba sensiblemente más cómodo guardar los piadosos ayunos que en los estamentos más desfavorecidos. El campesinado, aguzando el ingenio y echando mano de los ingredientes más básicos a su alcance (agua, sal, harina y huevos, en su versión más elemental) se procuraban una masa densa y pastosa que separada convenientemente en trozos más pequeños y frita en aceite originaba una más que respetable cantidad de “tortas” que llenaban bien la panza y permitiría a las gentes de la plebe soportar los rigores cuaresmales.

Ésta receta, naturalmente adaptada y modificada a los gustos y posibilidades de la era moderna, es la que fundamentalmente ha llegado a nuestra época. Y a día de hoy, acaso un milenio después, las ‘tortas fritas’ continúan reuniendo a las familias en torno a una cena a base de éstas delicias ancestrales elaboradas con productos que la tierra tan generosamente nos brinda. Raro es el teléfono que no suene un día o dos antes del miércoles de Ceniza y al otro lado haya una madre o abuela, padre o abuelo, que diga “pásate por casa si quieres a por unas tortas fritas, que me han salido muchas…”

Feliz Martes de Carnaval. Felices Tortas Fritas. Que ustedes revienten bien.

Podéis encontrar una receta de ‘tortas fritas’ pinchando ésta dirección.

http://www.turismocaravaca.com/blog/noche-de-reventon-noche-de-tortas-fritas/

¡Que aproveche!

Caravaca de la Cruz: Jubiloso camino

cabecera-jubilar

Si reflexionamos un instante, la vida es esencialmente caminos. Iniciamos un camino al nacer, lo recorremos arropados por nuestras familias y amigos, encontramos obstáculos que debemos superar… Decisiones, las decisiones son parte del camino. Cientos de pequeñas sendas se nos presentan durante nuestra existencia, disyuntivas y elecciones que debemos encarar con sabiduría, o en un arrebato pasional, y cuyas consecuencias sólo podemos conocer al final de esa vía. A veces podemos volver atrás; otras no.

Y en otro lugar están los caminos interiores, los que recorremos dentro de nosotros mismos, la mayor parte de las veces en una soledad introspectiva. Preguntas, dudas, “y si…”, a la sazón pequeños caminos personales e íntimos que sirven para hacernos crecer como seres conscientes y conformar las personas que somos. Parte de esos caminos son las sendas espirituales, las que no refieren a nada material sino etéreo, las vias que parten y regresan al alma. En algunas ocasiones, las más extraordinarias, la andanza del camino del espíritu se conjuga con una senda de lo físico, como parte del crecimiento y el ansiado objetivo de la meta. Son los peregrinajes: veredas que recorremos a la vez con las piernas y el espíritu, la travesía vital y la comunión perfecta con nuestro propio ser. Los peregrinajes han existido durante toda la Historia, conduciendo a gentes de toda condición a lugares de especial y única significación, muchas veces como parte del camino espiritual, otras tantas con objetivos más mundanos, rogativas, súplicas, o meras muestras de respeto. Tal vez el ejemplo más conocido de camino de peregrinaje en España es el Compostelano, que conduce a Santiago, la sepultura del Apóstol.

peregrinoY sin embargo, existe otro peregrinaje, más humilde, menos transitado, pero de ninguna manera de menor entidad espiritual. Es el Camino de la Cruz, que lleva hasta la Santísima y Vera Cruz de Caravaca, nuestro Lignum Crucis, la razón de ser de Caravaca de la Cruz. Una reliquia muy devocionada desde antiguo, implicada en numerosos milagros, cuya veneración comenzó a ser recompensada con indulgencias por el Papa Clemente VI en el siglo XIV. Adoración secundada por cientos de miles de peregrinos y penitentes, veneración que ha traspasado los velos del tiempo y que llega hasta nuestros días. Humildes, nobleza, alta clerecía, realeza… el Camino de la Cruz no comprende de divisiones sociales a la hora de cobijar bajo su seno protector a quienes demuestran auténtica Fe.

Desde el año 1998, y gracias a la concesión del Santo Papa Juan Pablo II, Caravaca de la Cruz goza de un año jubilar cada 7 años in perpetuum, es decir, para siempre. De esta manera, una tradición de casi 8 siglos de antigüedad queda institucionalizada, y el Santuario de la Vera Cruz de Caravaca, la Real Basílica, se convierte en uno de los 5 lugares más sagrados del mundo Cristiano. El camino nunca se ha detenido. El peregrino sigue llegando a postrarse ante la Santa Cruz. Éste año 2017, Año Jubilar, es el año de los Caminos de la Cruz.

¿Cuál es la razón del Camino de la Cruz?

En el año 1998 el papa San Juan Pablo II dejó establecido que peregrinando a Caravaca y adorando a la Cruz, puede ganarse la Indulgencia Plenaria. El Camino de la Cruz es por tanto un peregrinaje espiritual y una manera reconocida por la Inglesia para que los penitentes obtengan el Jubileo, la total absolución de sus pecados.

cruz

¿Cuándo se puede recibir el Don del Jubileo?

En éste Año Jubilar, existen diversas fechas marcadas como adecuadas para obtener la Indulgencia. Son las siguientes:

  • El 3 de Mayo, Invención de la Cruz. La fecha en la que, según la tradición, Santa Elena, madre del emperador Constantino, halló el madero donde fue crucificado Cristo.

  • 14 de Septiembre, Exaltación de la Cruz, día en el que se conmemora el rescate de la Santa Cruz de manos de los persas, quienes la habían sustraído de Jerusalén.

  • En los días señalados para la Apertura y Clausura del Año Jubilar, éstos son, 8 de Enero de 2017 (Apertura) y 7 de Enero de 2018 (Clausura)

  • Cuando el obispo de la Diócesis de Cartagena presida alguno de los ritos del Santuario, también puede ganarse el Jubileo.

  • Finalmente, Una vez al año, el día que los fieles elijan, pereginando en grupo al Santuario de la Vera Cruz.

pergamino¿Qué se necesita para recibir el Jubileo?

  • Es necesario, en primer lugar, peregrinar hasta el Santuario de la Vera Cruz de Caravaca con devoción auténtica y con intención de ganar el Jubileo. También se debe participar de alguna de las celebraciones de la Basílica Santuario.

  • Debe llegarse en estado de Gracia, es decir, habiendo recibido la Confesión. Sin embargo, se establece que éste sacramento puede recibirse unos días después de haber recibido la Indulgencia. También se debe participar de la Eucaristía.

  • Se debe orar por la Paz mundial, por las intenciones del Papa, y por la Iglesia Católica.

  • Y por supuesto, adorar a la Santísima y Vera Cruz de Caravaca.

¿Debo completar algún recorrido mínimo para obtener la Gracia del Jubileo?

No es obligatorio. Tan sólo se pide que se acuda al Santuario con verdadera intención de ganar el jubileo y con espíritu de contricción. Sin embargo, para aquellos que deseen una expriencia más completa de peregrinaje, existen algunos Caminos de la Cruz establecidos, siendo el principal de ellos el que parte de Orihuela y conduce hasta Caravaca, pasando por lugares de importante significado espiritual como la Catedral de Santa María de Murcia y el Real Monasterio de la Encarnación de Mula, donde se custodia la Santa Espina de la corona de Cristo.

camino

No obstante, cada día parte una peregrinación simbólica desde la Parroquia de El Salvador, a las 11:30 de la mañana, que lleva hasta el Santuario, donde a las 12 en punto se lleva a cabo la Misa del Peregrino.

2017 es un año de espiritualidad, una ocasión excelente para viajar hasta Caravaca de la Cruz y conocer nuestras tradiciones, festividades, interesantísimo patrimonio histórico y cultural, y desde luego, obtener de la Santísima y Vera Cruz el don del Jubileo; una senda más en el camino de la vida.

Para obtener más información sobre el peregrinaje y los actos del Año Jubilar 2017 de Caravaca, o para disfrutar del turismo en Caravaca, os proporcionamos los medios de contacto de las instituciones implicadas en la organización del año santo.

Oficina de la Real e Ilustre Cofradía de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca: