Entrevista a Emilio, Secretario de Comisión de Festejos

entrevista-cabeceraContinuamos nuestra serie de entrevistas festeras, en esta ocasión con el Secretario de la Comisión de Festejos que nos desvelará algunas de las propuestas que tienen sobre la mesa para este año así como su opinión en algunos puntos de interés general. Esperamos que os guste.

Empecemos por despejar dudas: ¿cuáles son las competencias de la Comisión de Festejos?

Yo más bien diría qué no son las competencias, porque competencias de la Comisión de Festejos son todas. Menos la organización de las procesiones y de la ofrenda de flores, pues todo es competencia de Comisión de Festejos. Es competencia la fiesta infantil, los gigantes, el pregón, la gala festera, la organización, el montaje de las tribunas, la pólvora… Todo.

¿Qué es lo que afronta con mayor ilusión?

No puedo definir nada concreto, porque para nosotros, para la Comisión de Festejos, todos los proyectos que tenemos están colmados de ilusión. Quizás algunos más que otros, pero más por el subconsciente mío, porque me gusten más unas cosas que otras, porque puedo tener más cariño hacia unas cosas… pero vamos a afrontar todos los proyectos con gran ilusión. Cierto es que hay muchos proyectos, pero puedo nombrar, por ejemplo, el del día 29 de abril, que es el de las bandas de música, cuando vendrán a ganar el jubileo y habrá un desfile de bandas y tocarán en conjunto los dos mil músicos una marcha mora, una macha cristiana y un pasodoble. Para mí es un tema que, por haber sido músico –y el que es músico siempre será músico, y el que me conoce sabe que una de mis debilidades de nuestra fiesta es la música– pues este encuentro lo voy a afrontar con una ilusión especial. También el día del jubileo y del encuentro de moros y cristianos de otras poblaciones es algo que me hace mucha ilusión, como podría nombrar tantos y tantos proyectos, por eso prefiero decir que todos los afronto con ilusión.

¿Continuará las líneas de la anterior Comisión de Festejos u optará por innovar en algún aspecto?

A ver. Como decía aquel: “Año nuevo, vida nueva”. Pues Año Jubilar, vida aún más nueva todavía. Nosotros tenemos nuestro criterio y una forma de funcionar y de decidir las cosas y con esa línea es con la que vamos a actuar; ni con tratar de ser continuidad ni con tratar de innovar. Vamos a tratar de hacer una fiesta y aportar lo máximo que podamos para engrandecer nuestras fiestas y, sobre todo, el Año Jubilar.

¿Puede adelantarnos algo sobre lo que está en preparación este 2017?

Sí, puedo adelantar que sobre la propia rutina de la fiesta de todos los años y los actos que lleva consigo, sí que es cierto que tenemos en proyecto bastantes cosas.

Ya sabréis que decidimos correr las fechas para que no pillase seguido el día 29 de abril, el día de las migas, etc. todo seguido; porque creíamos que eso era un matapersonas, y los primeros que nos lo agradecieron fue el Bando de los Caballos del Vino. Y así lo que hacíamos era diluir y diversificar un poquito más el tema de las fechas. En cuanto a innovaciones, el día 18 de marzo va a ser una novedad porque teníamos muchas ilusiones puestas en que se hiciesen conjuntamente las presentaciones de los sultanes moros y de la amazona de los Caballos del Vino. Esto, entre otras cosas, supone un ahorro económico para los bandos.

Luego, el sábado 25 de marzo, tendremos el jubileo y el encuentro de moros y cristianos de distintas poblaciones. Se ha invitado a las 72 poblaciones de la UNDEF (Unión nacional de entidades festeras) y también a las poblaciones que no pertenecen a ella. Pretendemos que vengan a pasar un día de convivencia en Caravaca, a ganar el Jubileo y por la tarde hacer un desfile de moros y cristianos.
Por otro lado, tenemos el tema de la revista, para la que este año tenemos un convenio de colaboración con APCOM. Van a participar tanto en la funda de la revista, como en los regalos institucionales que vamos a hacer para Comisión de Festejos. También son los que van a hacer el cartel de fiestas de 2017.
El día del cristiano pretendemos que vengan los carnavales de Águilas a celebrar el Jubileo y realizarán un desfile por la tarde.

El día del moro tenemos previsto organizar el encuentro nacional de gigantes y cabezudos, como en los anteriores años jubilares. Ha habido incluso poblaciones que han solicitado asistir y, por falta de infraestructura, lamentablemente, hemos tenido que decirles que ya no podemos acoger a más participantes.
Lo dejamos ahí, para abrir boca.

Noche de las migas: ¿tradición en plaza del Hoyo? ¿O seguridad y accesibilidad en la Glorieta?

Yo no lo plantearía así. Planteas que tradición es el Hoyo y seguridad es Glorieta… Yo creo que ese no es el planteamiento. Vamos a ver, aquí hay una cosa que está muy clara: para mí se ha perdido lo que es la esencia de la noche de las migas. Lo que no puede ser es que venga gente como llegó el año pasado… Tanto hablar de la noche de las migas, ¿y eso es la noche de las migas? A mí me gustaría que me explicaran las propias peñas qué es la noche de las migas para ellos. Yo lo que sí te puedo decir es que por falta de diálogo con las peñas no va a ser, porque yo tengo que conocer de primera mano qué es lo que quieren las peñas. Yo ya he estado hablando con peñas y lo que encuentro ciertamente son discrepancias dentro de las mismas peñas. Por otro lado, yo creo que tradición y seguridad son perfectamente compatibles y yo abogo por la tradición, por supuesto. La noche de las migas, dentro de que sea una noche anárquica –y creo que así debe ser–, tiene que ser una noche dentro de un contexto. Lo que no puede ser es que las peñas migueras se metan cada una en su local y salgan a las cinco y media de la mañana. Para mí eso no son migas, eso es botelleo, y creo que tenemos 365 días al año para hacer botelleo. Por eso creo que si Comisión de Festejos saca en el programa de fiestas una cosa que se llama Noche de las Migas es para que entre dentro de un contexto en el que, aunque sea anárquica, se cumplan una serie de normas. Esta es mi opinión particular. De hecho, yo te puedo decir que como Emilio Martínez no soy partidario de hacer las migas como están. Y como secretario de festejos no voy a consentir las migas tal y como están ni Comisión de Festejos las va a asumir así. Es decir, por diálogo no va a quedar, pero las migas en la Glorieta no van a ser. Lo tengo clarísimo.

¿Qué le diría a Emilio Martínez la noche antes de ser nombrado Secretario de Festejos?

Le diría lo mismo que le estaba diciendo quince días antes, un mes antes y tres meses antes. Que yo a mí mismo me estaba diciendo que no, que no y que no. ¿Que por qué después he dicho que sí? Sinceramente, no me lo preguntes. Supongo que el subconsciente te lleva a lo que te tiene que llevar, viene a pedírtelo gente y al final te tocan la fibra sensible, te dicen “no lo hagas por mí, hazlo por la Santísima Cruz”, “venga, que es un Año Jubilar”… Y yo decía que siempre somos los mismos, que si es que no hay manera de variar, pero al final aboca a que es así como tiene que ser. De hecho el tiempo me da la razón. Ojo, que aunque haya sido un poco forzado, eso no quiere decir que tenga menos ilusión, porque ilusión tengo muchísima; pero sí que me queda un poquito de cargo de conciencia, porque he procurado meter gente joven y renovar junta, pero creo que la gente joven o ve la fiesta de otra manera o tiene otra forma de concebirla, porque realmente tengo la sensación de que todo esto le da exactamente igual. Y al final uno tiene que recurrir a sus mismos contactos y amigos. A fin de cuentas, no me arrepiento porque tengo una Comisión de Festejos de muchísimos años, con mucha experiencia y vamos a aportar todo lo que podamos para engrandecer esto.

Entrevista a Elisa, Hermana Mayor

entrevista-cabeceraIniciamos con esta publicación una serie de entrevistas a distintas personalidades relacionadas con el mundo de la fiesta, aprovechando el Año Jubilar 2017. A través de estas entrevistas conoceremos más las distintas entidades que trabajan en las fiestas de Caravaca, sus funciones y las novedades de cara a este año.

Elisa María Giménez-Girón es la Hermana Mayor de la Real e Ilustre Cofradía de la Vera Cruz de Caravaca. Encargada de la organización de los actos religiosos del Año Jubilar, charlamos con ella para conocerla un poco más. Esto fue lo que nos contó.

¿Cómo valora sus dos años en el cargo de Hermana Mayor de la Cofradía?

La valoración es muy positiva; estar cerca de la Cruz, poder difundir el culto, poder trabajar por ella y, a la postre, por el pueblo de Caravaca. Para mí está siendo una satisfacción, aunque, bueno, hay sus pequeños momentos, como todo en la vida. Pero priman más las cosas buenas que las malas. Desde aquí me gustaría animar a todos los hermanos cofrades a pensar por lo menos en ser Hermano Mayor y a valorarlo, y a presentarse.

¿De qué logro se siente más orgullosa dentro de la Cofradía?

Bueno, los logros de la Cofradía no creo que sea yo tampoco quien los tenga que decir. Esas cosas las deben valorar los demás, pero creo que son la difusión del culto, las visitas de personalidades que han venido de la Iglesia Católica a la basílica, el estar preparando un Año Jubilar… Todo en general.

¿Algún momento más complicado que recuerde?

Sí que hubo un momento complicado para mí, que fue el tomar la decisión de continuar dos años más o no continuar. Yo siempre había pensado que estaría solamente dos años, que yo no iba a ser la Hermana Mayor del Año Jubilar y, bueno, se dieron unas circunstancias… y tomar esa decisión ha sido uno de los momentos más difíciles.

¿Dispone Cofradía de algún plan para renovar o ampliar el Museo de la Vera Cruz?

El anterior Hermano Mayor, Pedro Pozo, ya adquirió una colección de cruces de un anticuario caravaqueño, Juan Torrecilla, que se incorporó al museo. Y durante mi etapa se reformó también el museo y se incorporó también la custodia procesional, que hasta entonces estaba en una esquina de la basílica. Así se puso en valor tanto la custodia como el museo.

¿Cómo juzga usted el estado del patrimonio allí custodiado y expuesto actualmente?

Bueno, yo lo veo bien, pero creo que debemos ampliarlo y creo que debe mejorarse, porque los visitantes de la basílica muchas veces repiten y creo que no podemos tener un museo permanentemente igual. Hay que darle cambios e ir ampliándolo porque cada vez la afluencia de visitantes es mayor y hay que ofrecer una alternativa también y exponer todo lo que tengamos en Caravaca.

¿Cuál es el papel de Cofradía dentro de los Caminos de la Cruz?

La Fundación Caminos de la Vera Cruz es una fundación público-privada que se creó en 2016 para la difusión del culto a la Cruz y para la administración también de los incentivos fiscales por parte de las empresas. Creo que la Cofradía debe estar ahí por ser la garante de que todo lo que se hace entorno a la Vera Cruz tenga el sello religioso y no se profane la imagen ni se malutilice y se trate con el debido respeto, y también la Cofradía ha de estar informada de todo lo que se mueve en torno al Año Jubilar. Esta fundación tiene la vocación de permanecer en el tiempo, la componen varias empresas, la Comunidad Autónoma, la Cofradía de la Cruz, así como el Ayuntamiento. Es la primera vez que la Cofradía está en estamentos de este orden y creo que su papel es muy importante.

En cuanto al Año Jubilar, ¿qué planes de actuación tiene Cofradía en 2017?

Cofradía tiene una misión fundamental en el Año Santo, y es recibir a los peregrinos. No sé si vamos a poder hacer alguna iniciativa más que lo que es puramente la atención de los peregrinos en la basílica. Es la encargada de preparar todo en la iglesia, la coordinación de los sacerdotes junto con el obispado… No es que los coordinemos nosotros, pero tenemos que estar en contacto con los sacerdotes para el sacramento de la confesión, los horarios de misas, el tema del voluntariado, la preparación de las celebraciones cuando son fuera de la basílica, porque son muy multitudinarias; hay que preparar las sillas… Se están preparando más infraestructuras, como unos toldos para los meses de verano, unos confesionarios portátiles para conferir una mayor intimidad en la confesión en la explanada, etc. Se están realizando algunas mejoras en la basílica, como cambiar cortinas, arreglar bancos, la megafonía necesaria para las celebraciones religiosas en la calle, en fin, todo eso requiere una cantidad de trabajo que básicamente es la función de la Cofradía en el Año Jubilar.

Por supuesto, el Quinario de 2017 será un quinario muy especial, por lo menos desde esta Junta de Cofradía así lo pretendemos, queremos invitar a las cinco ciudades santas. Queremos que venga el patriarca de Jerusalén o el custodio de Tierra Santa, dependiendo de su disponibilidad; queremos que venga un cardenal de Roma, ya le hemos cursado invitación al obispo de Santander, queremos que venga el arzobispo de Santiago de Compostela, Don Julián Barrios, que ya estuvo aquí en 2010; entonces, queremos que tenga un nivel religioso de más trascendencia que en los años anteriores.

Sobre la Cruz de Caravaca, imaginamos que serán muchos los que contactan para informarse sobre el Año Santo, pero nos interesa especialmente saber qué contactos llegan desde el extranjero. ¿De qué sitios conoce que hayan contactado con Cofradía acerca de la Cruz?

Hay gente de toda Sudamérica, en Sudamérica es muy conocida la Cruz. Hay gente de Norteamérica también, de Texas vienen con cierta frecuencia a la basílica, una vez al año o así. Piden muchas veces contacto, que se les mande algún objeto retocado por la Cruz, porque son personas que quizás tienen algún problema de salud… Hace poco se mandó un pañito que había sido retocado por la Cruz a Perú, porque así nos lo solicitaron y siempre que podemos atender estas cosas las hacemos. También los domingos vienen bastantes brasileños… Sí que hay una dimensión internacional. Este año se ha fomentado mucho la relación con Italia, con Polonia, vino el máximo responsable de las peregrinaciones del Vaticano, Monseñor Andreatta, estuvo aquí en Caravaca el invierno pasado. También hay un grupo de ucranianos que están en Murcia, muy devotos de la Cruz, que vienen a hacer sus celebraciones religiosas con cierta frecuencia. O sea, que la dimensión internacional es evidente.

Si tuviera la posibilidad de hablar con la Elisa que asumió el cargo de Hermana Mayor hace dos años y pico, ¿qué consejos o recomendaciones le daría con la experiencia que tiene ahora?

Pues yo le aconsejaría que siguiese fiel a los principios de la Iglesia Católica, que pensara que tiene que promover el culto a la Cruz, que la Cruz es lo más importante y el referente que tiene esta Cofradía, que es una Cofradía de gloria, para hacer fiestas, para organizar un Año Jubilar. Y que fuese muy responsable de lo que significa ser Hermana Mayor de la Cofradía de la Cruz, una cofradía que traspasa nuestras fronteras, que no se queda solamente en Caravaca, que tiene una dimensión importante fuera de Caravaca y es la que representa a nuestra Santísima Cruz fuera, y eso es un honor, pero también tiene que ser una responsabilidad.

Si quiere, aproveche para mandar algunas palabras a los caravaqueños.

Bueno, yo quisiera desde aquí animar a que este año 2017 todos los caravaqueños se acercasen a hacerse hermanos de la Cruz. Es muy importante el participar dentro de la Cofradía, el poder estar informado de lo que ocurre y el poder decir “yo soy hermano de la Cruz; soy caravaqueño y hermano de la Cruz”. Por eso invito a todos aquellos caravaqueños católicos que aún no sean cofrades a que se acerquen a la Cofradía, a que se hagan hermanos de la Cruz y formen parte de esta gran hermandad que es la Cofradía de la Cruz.

La “Noche del Reventón”: Tortas Fritas y Ceniza

cabecera-tortasComo cada año y a modo de ritual de preparación para la semana de Pasión, Semana Santa, nos acercamos al período de Cuaresma, que según la tradición cristiana, fue el período de 40 días que Jesucristo pasó en el desierto ayunando y preparando su espíritu para los futuros acontecimientos. Siguendo la religiosa tradición de “cargar con nuestra cruz”, desde el medievo no han faltado fervorosas muestras de piedad en forma de imitaciones de las penurias de Cristo, desde creyentes que se flagelan las carnes, a semejanza de los latigazos infligidos al Redentor, hasta hacerse crucificar, literalmente, para entrar en comunión absoluta con los dolores que hubo de padecer el mismo Jesús. Casi nada.

No es extraordinario, por tanto, que en la cristiandad se considere cita anual ineludible, si bien con dispares criterios de cumplimiento, la anteriormente referida Cuaresma: cuarenta días completos antes de la Semana Santa propiamente, días en los que tal y como se nos transmite por tradición no se puede comer carne los viernes; aunque tan liviana prohibición contemporánea no sería comparable al mucho más estricto ayuno al que se someterían las gentes piadosas en tiempos más pretéritos con el ánimo de empatizar en lo posible con la abstinencia alimentaria de Jesucristo en sus 40 días en el desierto y cargar, de ésta manera, con su “Cruz”, al tiempo que se “limpia” el alma para la semana Pasional.

Tragar hasta reventar

La Cuaresma comienza formalmente el Miércoles de Ceniza, día marcado en el calendario cristiano apostólico como el indicado para acudir a las iglesias y parroquias a lo que llamamos “ponerse” o “echarse” la ceniza en la frente de manos de un sacerdote, pues recuerda que “polvo eres y en polvo te convertirás”, que la vida es finita, un valle de lágrimas. Desde ese momento arranca el solemne período de Cuaresma en el que cada cual, de acuerdo a su conciencia, se pone las restricciones que su convicción le permita. Aunque en ningún lugar se indica que antes del Miércoles de Ceniza ya haya que ponerse el hábito…

Tal es la finalidad de la fiesta pagana del Carnaval, el baile de máscaras, los días de exceso antes de la abstinencia. Salid, bebed, comed, y no dudéis en bailar, que mañana quién sabe si estaremos en otro lugar. O como mínimo, habremos de estar 40 días de depuración espiritual.

En ésta coyuntura, nace una tradición muy caravaqueña que hunde sus raíces en siglos pasados: la Noche del Reventón, hermosa costumbre etnológica tan sencilla que se explica en pocas palabras: La noche del martes de Carnaval, el día antes de miércoles de Ceniza, comer ‘tortas fritas’ hasta no poder más. O lo que es lo mismo, hasta reventar.

Tales tortas fritas pueden comerse solas, con azúcar, chocolate a la taza, o cualesquiera acompañamientos del comensal. A gusto del consumidor. La única condición para cumplir con el mandato secular de la Noche del Reventón es tragar tortas hasta hartarse. Y el día siguiente, empezar la abstinencia cuaresmal.

tortas fritas

La Torta Frita que vino del Pasado

Quien éste texto rubrica, puede dar Fe de que semejante costumbre no existe mucho más lejos de nuestra Comarca del Noroeste. En mis años universitarios en la ciudad de Murcia, busqué sin éxito cada martes de Carnaval una confitería, panadería u obrador que me sirviese unas pocas ‘tortas fritas’ para mi particular Noche del Reventón, recibiendo de aquellas buenas gentes nada salvo cierto gesto de confusión. Las Tortas Fritas y la Noche del Reventón es un elemento idiosincrásico particularmente localizado y muy digno de transmitirse y conservarse. Pero, ¿De dónde viene tamaño disparate gastronómico? La documentación conservada desde luego no arroja apenas información. Todo lo que podemos hacer es conjeturar que tal tradición proviene de la Edad Media, período histórico en el que a la dificultad endémica de procurarse una adecuada alimentación se le sumaba la obligación religiosa de guardar la Cuaresma como todo buen cristiano, con sus correspondientes abstenciones alimenticias, si bien es bastante lógico pensar que en los confortables palacetes y castillos nobles resultaba sensiblemente más cómodo guardar los piadosos ayunos que en los estamentos más desfavorecidos. El campesinado, aguzando el ingenio y echando mano de los ingredientes más básicos a su alcance (agua, sal, harina y huevos, en su versión más elemental) se procuraban una masa densa y pastosa que separada convenientemente en trozos más pequeños y frita en aceite originaba una más que respetable cantidad de “tortas” que llenaban bien la panza y permitiría a las gentes de la plebe soportar los rigores cuaresmales.

Ésta receta, naturalmente adaptada y modificada a los gustos y posibilidades de la era moderna, es la que fundamentalmente ha llegado a nuestra época. Y a día de hoy, acaso un milenio después, las ‘tortas fritas’ continúan reuniendo a las familias en torno a una cena a base de éstas delicias ancestrales elaboradas con productos que la tierra tan generosamente nos brinda. Raro es el teléfono que no suene un día o dos antes del miércoles de Ceniza y al otro lado haya una madre o abuela, padre o abuelo, que diga “pásate por casa si quieres a por unas tortas fritas, que me han salido muchas…”

Feliz Martes de Carnaval. Felices Tortas Fritas. Que ustedes revienten bien.

Podéis encontrar una receta de ‘tortas fritas’ pinchando ésta dirección.

http://www.turismocaravaca.com/blog/noche-de-reventon-noche-de-tortas-fritas/

¡Que aproveche!

Caravaca de la Cruz: Jubiloso camino

cabecera-jubilar

Si reflexionamos un instante, la vida es esencialmente caminos. Iniciamos un camino al nacer, lo recorremos arropados por nuestras familias y amigos, encontramos obstáculos que debemos superar… Decisiones, las decisiones son parte del camino. Cientos de pequeñas sendas se nos presentan durante nuestra existencia, disyuntivas y elecciones que debemos encarar con sabiduría, o en un arrebato pasional, y cuyas consecuencias sólo podemos conocer al final de esa vía. A veces podemos volver atrás; otras no.

Y en otro lugar están los caminos interiores, los que recorremos dentro de nosotros mismos, la mayor parte de las veces en una soledad introspectiva. Preguntas, dudas, “y si…”, a la sazón pequeños caminos personales e íntimos que sirven para hacernos crecer como seres conscientes y conformar las personas que somos. Parte de esos caminos son las sendas espirituales, las que no refieren a nada material sino etéreo, las vias que parten y regresan al alma. En algunas ocasiones, las más extraordinarias, la andanza del camino del espíritu se conjuga con una senda de lo físico, como parte del crecimiento y el ansiado objetivo de la meta. Son los peregrinajes: veredas que recorremos a la vez con las piernas y el espíritu, la travesía vital y la comunión perfecta con nuestro propio ser. Los peregrinajes han existido durante toda la Historia, conduciendo a gentes de toda condición a lugares de especial y única significación, muchas veces como parte del camino espiritual, otras tantas con objetivos más mundanos, rogativas, súplicas, o meras muestras de respeto. Tal vez el ejemplo más conocido de camino de peregrinaje en España es el Compostelano, que conduce a Santiago, la sepultura del Apóstol.

peregrinoY sin embargo, existe otro peregrinaje, más humilde, menos transitado, pero de ninguna manera de menor entidad espiritual. Es el Camino de la Cruz, que lleva hasta la Santísima y Vera Cruz de Caravaca, nuestro Lignum Crucis, la razón de ser de Caravaca de la Cruz. Una reliquia muy devocionada desde antiguo, implicada en numerosos milagros, cuya veneración comenzó a ser recompensada con indulgencias por el Papa Clemente VI en el siglo XIV. Adoración secundada por cientos de miles de peregrinos y penitentes, veneración que ha traspasado los velos del tiempo y que llega hasta nuestros días. Humildes, nobleza, alta clerecía, realeza… el Camino de la Cruz no comprende de divisiones sociales a la hora de cobijar bajo su seno protector a quienes demuestran auténtica Fe.

Desde el año 1998, y gracias a la concesión del Santo Papa Juan Pablo II, Caravaca de la Cruz goza de un año jubilar cada 7 años in perpetuum, es decir, para siempre. De esta manera, una tradición de casi 8 siglos de antigüedad queda institucionalizada, y el Santuario de la Vera Cruz de Caravaca, la Real Basílica, se convierte en uno de los 5 lugares más sagrados del mundo Cristiano. El camino nunca se ha detenido. El peregrino sigue llegando a postrarse ante la Santa Cruz. Éste año 2017, Año Jubilar, es el año de los Caminos de la Cruz.

¿Cuál es la razón del Camino de la Cruz?

En el año 1998 el papa San Juan Pablo II dejó establecido que peregrinando a Caravaca y adorando a la Cruz, puede ganarse la Indulgencia Plenaria. El Camino de la Cruz es por tanto un peregrinaje espiritual y una manera reconocida por la Inglesia para que los penitentes obtengan el Jubileo, la total absolución de sus pecados.

cruz

¿Cuándo se puede recibir el Don del Jubileo?

En éste Año Jubilar, existen diversas fechas marcadas como adecuadas para obtener la Indulgencia. Son las siguientes:

  • El 3 de Mayo, Invención de la Cruz. La fecha en la que, según la tradición, Santa Elena, madre del emperador Constantino, halló el madero donde fue crucificado Cristo.

  • 14 de Septiembre, Exaltación de la Cruz, día en el que se conmemora el rescate de la Santa Cruz de manos de los persas, quienes la habían sustraído de Jerusalén.

  • En los días señalados para la Apertura y Clausura del Año Jubilar, éstos son, 8 de Enero de 2017 (Apertura) y 7 de Enero de 2018 (Clausura)

  • Cuando el obispo de la Diócesis de Cartagena presida alguno de los ritos del Santuario, también puede ganarse el Jubileo.

  • Finalmente, Una vez al año, el día que los fieles elijan, pereginando en grupo al Santuario de la Vera Cruz.

pergamino¿Qué se necesita para recibir el Jubileo?

  • Es necesario, en primer lugar, peregrinar hasta el Santuario de la Vera Cruz de Caravaca con devoción auténtica y con intención de ganar el Jubileo. También se debe participar de alguna de las celebraciones de la Basílica Santuario.

  • Debe llegarse en estado de Gracia, es decir, habiendo recibido la Confesión. Sin embargo, se establece que éste sacramento puede recibirse unos días después de haber recibido la Indulgencia. También se debe participar de la Eucaristía.

  • Se debe orar por la Paz mundial, por las intenciones del Papa, y por la Iglesia Católica.

  • Y por supuesto, adorar a la Santísima y Vera Cruz de Caravaca.

¿Debo completar algún recorrido mínimo para obtener la Gracia del Jubileo?

No es obligatorio. Tan sólo se pide que se acuda al Santuario con verdadera intención de ganar el jubileo y con espíritu de contricción. Sin embargo, para aquellos que deseen una expriencia más completa de peregrinaje, existen algunos Caminos de la Cruz establecidos, siendo el principal de ellos el que parte de Orihuela y conduce hasta Caravaca, pasando por lugares de importante significado espiritual como la Catedral de Santa María de Murcia y el Real Monasterio de la Encarnación de Mula, donde se custodia la Santa Espina de la corona de Cristo.

camino

No obstante, cada día parte una peregrinación simbólica desde la Parroquia de El Salvador, a las 11:30 de la mañana, que lleva hasta el Santuario, donde a las 12 en punto se lleva a cabo la Misa del Peregrino.

2017 es un año de espiritualidad, una ocasión excelente para viajar hasta Caravaca de la Cruz y conocer nuestras tradiciones, festividades, interesantísimo patrimonio histórico y cultural, y desde luego, obtener de la Santísima y Vera Cruz el don del Jubileo; una senda más en el camino de la vida.

Para obtener más información sobre el peregrinaje y los actos del Año Jubilar 2017 de Caravaca, o para disfrutar del turismo en Caravaca, os proporcionamos los medios de contacto de las instituciones implicadas en la organización del año santo.

Oficina de la Real e Ilustre Cofradía de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca:

Short Introduction to the Festivals in Caravaca de la Cruz

cabecera-fiestas-enAny cultural heritage and any tradition has its own roots, history, legends, and evolution. It’s about practices and customs that are carefully transmitted by those who mean to preserve their traits of identity which define us as a people and which enhance our spirit of community. It’s about traditions and festivities that in certain times, -and in the opinion of a surprised spectator-, can be deemed as extravagant or even unrelated to the cultural heritage itself. Hence it is necessary to go back to the origins and the past, to be able to explain the present, the now.

In Caravaca de la Cruz we are proud of our traditions and cultural heritage. However, we recognize that an explanation of these celebrations is always timely, since the best way to understand them is by knowing more about them. This way we avoid misinterpretations or spurious uses of our intangible heritage.

Caravaca de la Cruz, Medieval City

Caravaca de la Cruz is the main town of the northwest Murcia. It is surrounded by mountainous systems and has a pleasant climate, mainly mountain climate. As the head of the Northwest Region, Caravaca offers general services such as county hospital, courts, administrative offices, and so on. A number of beautiful landscapes and natural spaces frame this quiet and modern city.

The history of Caravaca de la Cruz is really exciting. The village was originally a Muslim settlement in Al-Andalus, and became a Christian one later on. The origins of Caravaca can be found in its fortress castle. From there, the first great protectors of the city, the Order of the Temple or Templars Knights, used to guard the dangerous border territory of Caravaca to contain the attacks launched from the neighboring Granada, which was a stronghold of the Muslims in the thirteenth century. After the Templars, in the fourteenth century another military order, the Order of Santiago, took control of Caravaca until the nineteenth century. It was under the Santiago government when Caravaca experienced its demographic, urban, and mainly cultural growth. In fact, the most important examples of the patrimony that have been preserved until now are from that period, including some of the many religious orders that founded convents and monasteries in Caravaca attracted by one of the most important relics in the world, the symbol and soul of the town since the thirteenth century: the Holy and True Cross of Caravaca.

It is critical to understand the medieval historical context: a period of wars and cultural clashes that, however, does not detract from the hospitable and welcoming character that our city offers to any visitor who wants to know and enjoy Caravaca de la Cruz.

Moors and Christians Celebrations

These festivals have their roots in the medieval period, in times of confrontations and struggles between different religious and cultural thoughts and feelings. Being as it was a border city, Caravaca de la Cruz was a defensive stronghold, a village fortified with a military castle and a defensive wall, of which today there are only vestiges left. Numerous battles have been fought in this territory for the control of the lands, iron governors ruled from the top of the walls of the fortress, and great was the Faith that was professed to the relic, the True Cross, which attracted infinite streams of pilgrims who would get here to prostrate themselves before the Caravaca Lignum Crucis. It was not unusual that the True Cross abandoned the security of the walls of the castle to go on procession after the entreaties of the inhabitants of the town, and it was thus necessary that the relic was well protected against a potential Muslim attack. Hence the reason why there was a Christian military escort for the True Cross in those turbulent times.

This medieval past must not be ignored: it is our history, our origins, and they deserve a special spot in our memories. In the context of the Celebrations in honor of the Holy and True Cross of Caravaca, Moors and Christians mean to honor those men who trampled Caravaca so many centuries ago, and whose legacy we enjoy today. Both Moorish and Christian groups composed by the Caravaca citizens themselves march in formation each year in May, uniformed like in medieval times and proud to be part of such a rich history. It is the spirit of the festivals, a spirit of tradition and history, which moves the feelings of the locals, all of them together, Moors and Christians, in a brotherhood that is only truly understood by those who are lucky enough to experience it closely. There is no room for grudges or hatred or anything other than loving end enjoying Caravaca de la Cruz.

The Wine Horses

This is an unusual party, extraordinarily unique, and full of light and joy. Wine horses take the streets every May 2nd to display their strength and beauty, exalting the union between man and nature. Animals are dressed in incredible embroidery of gold, silver, and precious fabrics and form a walking spectacle that transcends the senses and reaches the soul.

An old legend talks about a Muslim siege suffered by the Caravaca castle in the thirteenth century. As a result, a group of courageous Templars who were out of the siege loaded their horses with wine, the only thing that could be safely drunk. Then they climbed the slope of entrance to the fortress, breaking through the enemy ranks with blood and steel, and penetrating the walls of the castle to distribute the wine among the sick and thirsty people.

However, there are data from the eighteenth century on a race held annually among the boys of the town who brought the local wine to the Sanctuary, in the castle, for it to be blessed. This race would take place on the last section of the slope to the fortress. The competition between young people soon became important as an annual event and with the time it evolved into the race against the clock that is celebrated nowadays. In the same way, the homemade and humble embroideries with which horses used to be dressed more than a century ago gave rise to the impressive works of popular art that the animals look now.

It is a unique celebration, poorly described using only words. It can only be understood by experiencing it firsthand.

Cuando los toros eran la fiesta en Caravaca de la Cruz

cabecera-toros-cefEl caballo en Caravaca de la Cruz no es solamente un animal, ni una bestia de carga, ni un medio de transporte. El caballo en la ciudad de la Cruz es un compañero de pleitesía, un igual, un hermano de celebración. Sin la presencia de nuestros amados caballos, no existirían aspectos tan singulares de nuestras fiestas como los Caballos del Vino, candidatos a Patrimonio Inmaterial de la Unesco, raíz de nuestra cultura y tradiciones más instaladas en nuestro subconsciente. Con el caballo honramos a nuestra patrona, la Vera Cruz de Caravaca; el caballo está presente en cada gran acontecimiento, ya sea engalanado con extraordinarios mantos o portando a los Reyes Cristianos y Sultanes Moros. El caballo es institución caravaqueña.

Y sin embargo, no siempre fue así. Hace quinientos años, las antiquísimas tradiciones de fiestas protagonizadas por reses, toros, vacas… llenaban los coetáneos programas de fiestas populares de la península ibérica, tradición a la que Caravaca no era ajena. Si bien es cierto que en los últimos dos siglos el toro cedió su puesto de honor festivo al caballo en nustra ciudad, y que hoy en día la fiesta con toros está prácticamente extinta, existe prueba documental de que Caravaca festejaba los días de guardar con lo que llamaban “juegos de toros”, a semejanza de como se practican hoy en día, al cabo encierros de toros que corrían en una cierta libertad vigilada por aquellas estrechas y tortuosas calles caravaqueñas bajo los gritos y la algarabía de los asistentes.

Documentada está la organización del primer festejo taurino del que se tiene noticia, en 1538; no así el primer festejo taurino caravaqueño en lo absoluto, que ya se celebraban tiempo ha. El concejo dictaba las normativas civiles a seguir, los precios a abonar por las cabezas que han de usarse en la fiesta y los ganaderos que proveen los animales, entre otras tantas. Disposiciones destinadas sino al mantenimiento del orden y a la estructuración de los festejos, pues muy sencillo había de resultar que todo se fuese de madre y hubiera más tarde que lamentar los estragos consecuentes.

toros-en-caravaca2

No obstante, la inapelable reglamentación taurina no fue óbice para que en cierta ocasión un festejo taurino se saltase todas las barreras organizativas e incluso éticas, en una explosión de espontaneidad entre aquellas embrutecidas gentes del siglo XVI de la que salió un peculiar y malhadado encierro de reses en las callejuelas de Caravaca.

Sucedió en torno a 1587. El licenciado Arias Pérez, a la sazón gobernador de Caravaca, quizás llevado por un arrebato emocional o con ánimo de ganar popularidad entre las humildes gentes de la villa, presuntamente autorizó un encierro de reses espontáneo sin haber marcado las reglas debidas. Un grupo de hombres se dirigió al término de Moratalla, hasta las tierras de un tal Pedro de Henarejos, ganadero y propietario de 20 cabezas de ganados, las cuales fueron arrebatadas prácticamente a la fuerza por la mencionada banda, y llevadas a golpe de garrocha (bastones acabados en punta metálica, normalmente usados para guía del ganado) hasta Caravaca. Allí, las bestias fueron encerradas en un corral durante dos días, tras los cuales fueron liberadas, para su desgracia, con destino a protagonizar unas salvajes persecuciones por las arterias caravaqueñas, a lo largo de las cuales fueron apaleadas, apedreadas, y finalmente expulsadas de la villa. Semejante despliegue de violencia había ignorado totalmente las rutinarias disposiciones municipales para la celebración de las fiestas de toros; léase como ejemplo que se defenestraron las prohibiciones de utilizar las citadas garrochas y de dañar deliberadamente a las reses, si bien sobre ésta última se solía incurrir en “accidentados incumplimientos”, puesto que los animales matados se despiezaban y vendían en las carnicerías de la villa.

El resultado del improvisado y desorganizado encierro fue la muerte de 3 vacas y una becerra, amén de haber resultado herida la práctica totalidad de la vacada. Obviamente, el propietario de las reses agredidas, Henarejos, clamó por un desagravio y demandó al licenciado Arias Pérez y a los hombres que le “expropiaron” el ganado ante el Honrado Consejo de la Mesta, la más alta autoridad en asuntos de índole ganadera y pastoril, entre otros. Tras un rosario de acusaciones, contraacusaciones, defensas, recursos, y demás, finalmente el licenciado Arias Pérez, responsable último de aquel suceso, fue condenado al pago de una indemnización ascendente a 15 ducados y las costas del proceso legal, si bien el ínclito gobernador, proclamando su inocencia, presentó apelación, tras la cual su sentencia fue sensiblemente atenuada.

toros-en-caravaca1

No es objetivo del que escribe lanzar un debate animalista sobre la idoneidad de las fiestas con toros y vacas, ni cargar contra aquellas gentes del XVI que, en su contexto histórico, cultural e intelectual, al fin y al cabo, no podían aspirar a mucho más. Sirva ésto como narración de nuestra evolución como pueblo en cuanto a la participación animal en nuestras fiestas; que si bien debemos reconocer que nuestros ancestros eran ciertamente desmedidos en su práctica, no así sucede hoy con nuestros Caballos del Vino, cuyo elemento esencial, el caballo, es tratado con la máxima consideración y respeto. No podría entenderse de otra manera.

Fuente: “Un insólito caso de juego de toros en Caravaca en 1587″, de Francisco Fernández García, artículo de prensa en El Noroeste, septiembre de 2016.

Lea el artículo original y completo en:

http://www.elnoroestedigital.com/colaboradores-2/4017-un-insolito-caso-de-juego-de-toros-en-caravaca-en-1587

Los Animeros: Cantar a las Ánimas Benditas

cabecera-animerosAhora que se acerca el día de Todos los Santos…

De todos los miedos e incertidumbres que atenazan el ánimo de las personas, quizás uno de los más recurrentes es el misterio del Mas Allá. El tránsito del alma humana a otro plano de la existencia ha sido debatido por científicos, filósofos, poetas, pintores, y en general, todo el conjunto de custodios del saber de la humanidad y teóricos de todo pelaje que, no obstante, han sido incapaces de alcanzar un consenso a la pregunta más básica de cuantas podemos hacernos en un momento de introspección:

¿Adónde iremos cuando nuestro cuerpo físico fenezca?

Algunos dirán que en la humedad y oscuridad del cementerio se acaba la historia. Tantos otros afirmarán que trascendemos a otras dimensiones de consciencia a través de un “túnel de luz”. Unos cuantos, los más piadosos, poseen la Fe de que nos reuniremos con nuestros seres queridos en torno a Su Gracia, regresando al Edén del que una vez fuimos expulsados. La gran mayoría lo tiene claro: hay algo al otro lado que nos aguarda, algo que no se puede explicar por ciencia alguna y cuyo conocimiento absoluto se nos brinda en nuestro momento final.

Esa incertidumbre atávica es la causante de que, al menos en tiempos no tan lejanos, las personas nos preocupáramos desde muy temprano de velar por nuestros difuntos allá donde estuvieran, con el deseo y esperanza de que nuestros descendientes hiciesen lo mismo con nosotros. Si obramos bien en vida, no hay angusta que valga, pues habremos ascendido a los nieveles reservados a los puros y píos. Pero… ¿y si en su momento, por desidia o falta de tiempo, no llegamos a limpiarnos esos pecadillos, esas faltas que hacen que San Pedro menee la cabeza ante nuestro ruego de entrar a los paraísos espirituales?  En el Purgatorio debe hacer más calor que allá arriba. Nada más acuciante, pues, que sacar a nuestros difuntos de tal estado transitorio y facilitarles el salvoconducto a los Cielos. Y aquí entran los Animeros de Caravaca.

animeros-caravaca2Los Animeros, músicos y cantantes del pueblo, surgidos de la humildad con artes modestas pero muy efectivas. Enlaces musicales con el Otro Mundo que actuaban y actúan en beneficio de las Cofradías de Ánimas Benditas, existentes desde los siglos XVII y XVIII, y cuya misión no es otra que orar por las Almas del Purgatorio, llevar los buenos deseos de los parientes vivos a sus difuntos con el fin de lograr su redención, en una tradición que habrá de pasar a los que vienen detrás, si son biennacidos y se preocupan por la segunda vida.

Las Cofradías de Ánimas cumplían con su tarea organizando “ejercicios de Ánimas” y otros ritos de carácter oracional durante el mes de Noviembre, misas de difuntos, el “toque de campana” por las almas, y toda una serie de sufragios que requerían de ciertos ingresos. Todo es poco para las Ánimas Benditas del Purgatorio.

En el Noroeste de la Región de Murcia, concretando más en Caravaca de la Cruz, la Cofradía de Ánimas obtenía el grueso de sus fondos de las actuaciones de las cuadrillas de Animeros que, instrumental al hombro y una bolsa rebosante de buenas intenciones, aprovechaban los períodos navideños para viajar de finca en finca, de aldea en aldea, donde eran recibidos con alegría y licores y dulces navideños para proporcionar buenos ratos de diversión musical con tonadillas, jotas, y seguidillas, alimentadas por el arte animero con el instrumento de cuerda tal como la guitarra, la bandurria o el laúd, y algún que otro rudimentario instrumento de percusión. Una cuadrilla encabezada a menudo por el más viejo de ellos, que suele coincidir con el pináculo de la sabiduría del grupo. Los Animeros eran tan esperados en las frías noches invernales que si no acudían a alguna casa, en ésta se hablaba de ofensa y desvergüenza; mas los Animeros no solían faltar a ninguna hacienda (salvo casos de inquina pertinaz) puesto que su objetivo no era sino pedir el “oguinaldo” para las Ánimas benditas, que bien podía ser en metálico o bien en especie, dependiendo de los posibles económicos de la famila.

“¡Ave María!” dice el hermano campanero al llegar, tocando su campana.

“¿Quién va?” le replican desde el interior.

“Las Ánimas Benditas. ¿Se canta o se reza?”

animeros-caravacaSi la familia guardaba luto, se rogaba rezo. En otro caso, la cuadrilla invitada al interior oraba con los habitantes del hogar por las almas, para seguidamente tocar melodías populares y rogar el aguinaldo para las Ánimas. Si el cabeza de familia se mostraba generoso, los Animeros devolvían la prebenda en forma de variadas músicas para diversión de las familias, llegando incluso a acoplarse a peticiones tan descabelladas como tocar subidos a un árbol o acostados en el suelo. Por si no lo hemos mencionado, todo es poco para las Ánimas Benditas del Purgatorio…

Y así, en esas noches de la Navidad, cuando las familias están recogidas, pasan los Animeros de casa en casa, encendiendo el ambiente con sus tonadas y recaudando los aguinaldos para los difuntos. No es asunto menor preocuparse por los que se marcharon, puesto que todo el que conoce su lugar en el mundo sabe aquello de “A las Ánimas Benditas no te pese hacer bien, sabe Dios si mañana serás ánima también…”

Fuente: “Crónicas para la Historia de Caravaca”, Melgares Guerrero, J.A.

El alcalde y cargos festeros se reúnen con el presidente de la Comunidad

cabecera-reunionfiestasRepresentantes de las fiestas en honor a la Santísima y Vera Cruz han mantenido una reunión con el presidente de la Comunidad Autónoma, Pedro Antonio Sánchez, para establecer nuevas vías de colaboración, que permitan el impulso de actos culturales durante la celebración del Año Jubilar 2017.

En el encuentro participó el alcalde, José Moreno; la hermana mayor de la Cofradía de la Vera Cruz, Elisa Giménez-Girón; el secretario general de Comisión de Festejos, Emilio Martínez, y el tesorero de la misma, Alfonso Morenilla.

Durante la reunión, celebrada en el palacio de San Esteban, se abordaron necesidades y proyectos de cara a las fiestas patronales de 2017, que vendrán arropadas por diversos actos culturales, al tratase de una fecha especial, por la coincidencia con el Año Jubilar.

ReunionAlcaldeYCargosFesterosConPresidenteComunidad01

Tomir, el gigante protector de Caravaca de la Cruz

leyenda del gigante tomir de CaravacaTodo pueblo que se precie posee sus folclores y leyendas, historias que sirven para explicar a los menos letrados los mecanismos del Universo, el porqué de las cosas, la propia identidad e idiosincrasia. Nuestros antepasados bien se preocuparon de extraer figuras magníficas de las viejas tradiciones; entes que de una forma o de otra se nos presentan como guardianes de nuestro devenir frente a la oscuridad e incertidumbre del futuro, para reconfortarnos bajo su cálido manto protector. Una de esas figuras míticas, propia de nuestras tierras, es Tomir el Titán, o Gigante Tomir, ancestral defensor de las tierras caravaqueñas. Ésta es su leyenda.

I

De cómo Tomir rechazó seguir a sus hermanos a la guerra, esperó, y se armó para partir.

De todos los titanes que confabularon contra el monte Olimpo para derrocar a los dioses helénicos, sólo uno, el modesto Tomir, no quiso participar en la batalla, pues no consideraba a los dioses griegos sino niños caprichosos cuyos poderes excedían su raciocinio; sombras que pronto se extinguirían por sí mismos en favor del Dios verdadero que aún estaría por llegar. De modo que Tomir aguardó durante siglos en una legendaria tierra llamada Atlántida, desde donde sintió los terribles temblores y resplandores de la Titanomaquia, y observó los desplazamientos de los mortales a lo largo y ancho del mundo.

Al presentir la llegada del verdadero Dios, el Dios de los cristianos, resolvió emprender un viaje de conocimiento; y como el mundo aún era una pequeña mota de polvo convulsa en medio de un plácido Universo, arrancó un árbol grande y fuerte, el mayor que había en la Atlántida, y le desproveyó de ramas y raíces para fabricarse una clava sólida con la que defenderse en caso de necesidad. Por desgracia, aquel árbol era el eje del mítico continente, su soporte, y como tal, al ser extirpado de la tierra por Tomir, provocó que la gargantuesca isla se hundiera y nunca se supiera más de ella.

El joven titán quiso observar los restos del Olimpo que había sido atacado en el fallido asalto de los demás titanes. De las cenizas del viejo y olvidado Panteón griego rescató el yelmo de Atenea, que le otorgaría sabiduría y buen juicio, y la coraza de Ares, que protegería su cuerpo de males físicos. Así equipado deambuló por los continentes aprendiendo y enseñando las virtudes del espíritu y pregonando la bondad del Dios cristiano.

II

De cómo Tomir recorrió el Mediterráneo y aprendió valiosas lecciones.

Las hazañas de Tomir durante su periplo son materia de leyendas, si bien muchos autores las cuentan a su manera y adaptándolas a su acervo cultural.

Se narra que el gigante no se dejó embaucar por los artefactos maravillosos y riquezass con las que los fenicios le tentaron, pero aprendió de éstos las artes de la minería, la industria y el comercio, y así las enseñó a otros.

En la península itálica se cuenta que Tomir facilitó a los romanos la conquista del Mediterráneo para desterrar la superstición y el oscurantismo; de éstos aprendió el Derecho, y así lo enseñó a otros.

En la clásica Grecia se contaba que Tomir, amante de las artes helénicas, permitió que se instalasen en la vieja Iberia, donde dejaron huellas de su paso y bautizaron cierto río con el nombre mítico de Argos; de ellos Tomir aprendió las bellas artes de la escultura y la arquitectura, y así las enseñó a otros.

También consiguió Tomir que los visigodos abjurasen de la herejía arriana y abrazasen el auténtico cristianismo; de ellos aprendió el Derecho Canónico, y así lo enseñó a otros.

El titán se enfrentó a los ejércitos invasores de Tarik y Muza, los musulmanes que comenzaron la guerra contra los cristianos visigodos de la península ibérica; de aquellos aprendió el arte de canalizar las aguas para el riego de las huertas, y así lo enseñó a otros.

Fue entonces cuando el titán empezó a sentir cierto afecto por un lugar en concreto, una bella y fértil tierra que los antiguos llamaban “Carabaca”, y donde Tomir obtenía paz y descanso entre los conflictos que azotaban Hispania. Además, la intuición de Atenea le hacía presentir que esa tierra muy pronto iba a ser bendecida por un objeto divino, portado por los mismísimos ángeles del Cielo, que confiarían su custodia a las tierras caravaqueñas. Por tanto, el gigante resolvió proteger Caravaca de los invasores y cuantos males la amenazaran, para siempre.

III

De cómo los moros urdieron un plan y Tomir fue engañado por una belleza maligna.

Viendo los musulmanes que no podrían conquistar Caravaca por las armas mientras el gigante siguiera defendiéndola, resolvieron solicitar los servicios de una hermosa hechicera árabe que, por una enorme e indecente cantidad de oro, embaucaría al sabio y valiente titán para alejarle de las tierras que los islámicos ansiaban ocupar. Así acordado, la hechicera partió hacia nuestras tierras con una cohorte de doncellas y soldados de piel de ébano, montados en inmensos elefantes pertrechados con lujosas gualdrapas de seda carmesí.

Al llegar ésta comitiva a Caravaca, Tomir contempló los bellísimos ojos negros y el cabello dorado de la hechicera y cayó presa de aquello contra lo que ningún yelmo ni armadura podría defenderle: el amor. La hechicera dijo ser la princesa de un reino muy lejano y precioso, y durante algunas noches compartió historias con el titán a la luz de la hoguera, falsas todas ellas, con el único fin de nublar el entendimiento de Tomir y manejarle como un pelele sin voluntad. Al cabo, la hechicera, fingiéndole amores, le pidió al gigante que la acompañase a su reino de verdor y ríos de leche y miel, y éste aceptó partir con ella, totalmente encandilado por su belleza y los relatos de tan extraordinaria tierra.

Viajaron hasta la costa, donde un lujoso y enorme bajel les aguardaba para partir a aquel lejano y mágico reino. Tomir y la hechicera subieron a la nave y soltaron amarras en lo que prometía ser un viaje largo y placentero.

Sin embargo, la traición se reveló al llegar a alta mar. La hechicera, con el propósito de arrojar al gigante al fondo marino, invocó con sus artes oscuras a terribles criaturas que permanecían en letargo en las simas abisales para arrasar la nave y hundirla con Tomir a bordo. Cuando los monstruos emergieron de las aguas y amenazaron la nave, Tomir reparó en el engaño al que había sido sometido, y  tomando su clava atlántida, combatió a los demonios marinos con furia y valor hasta que sumergió en las profundidaes hasta al último de ellos. La hechicera, sorprendida por el poder del gigante, hizo amago de huir volando, pero Tomir la capturó y la arrastró, suplicante, de vuelta a Caravaca.

IV

De cómo Tomir libró la última batalla, y se echó a descansar.

Lo que el titán encontró en su regreso a Caravaca encogió su estoico corazón. Los invasores musulmanes, en ausencia del guardián, habían atacado Caravaca, derribado sus murallas, arrasado sus campos, y apresado a los cristianos que la habitaban. El gigante rugió de furia y resolvió castigar de inmediato a la bruja árabe, sepultándola viva bajo el Álamo Blanco, donde aún hoy se escuchan los lamentos de la traidora, y cuya leyenda contaremos en otra ocasión.

Seguidamente, Tomir se ajustó el yelmo de Atenea, aseguró las correas de la coraza de Ares, sopesó su clava atlántida, y se lanzó a una batalla de uno contra miles en lid con los musulmanes para recuperar Caravaca, contienda que duró siglos, y que logró debilitar a los invasores lo suficiente como para que un infante cristiano lograse reconquistar Caravaca sin lucha mediante.

Tras la batalla, Tomir, extenuado, cubierto de tierra y sudor, se echó a descansar en las lindes de Caravaca. El sueño de un gigante no es como el de los mortales, pueden durar siglos, y Tomir no dormía desde que abandonó la Atlántida. Con el tiempo, sobre Tomir comenzaron a crecer plantas, árboles, pastos, bosques. La vida se instaló sobre el colosal cuerpo durmiente del gigante. Pasaron los siglos, y Caravaca cambió, creció, honró a su Santísima Cruz añadiéndola a su nombre, y Tomir aún duerme. Su silueta se dibuja en el paisaje caravaqueño, dicen que desde el Camino del Huerto puede contemplarse al gigante dormido. Los que saben de éstas cosas aseguran que el titán dormirá hasta que una nueva amenaza se cierna sobre Caravaca de la Cruz, momento en el cual el coloso se alzará, sacudiéndose la tierra y los siglos de descanso, y se prestará a defender Caravaca de la Cruz de la calamidad. Hasta que ese día llegue, los caravaqueños, grandes y chicos, pueden contemplar un reflejo del poder de Tomir en el gigante de cartón que desfila por nuestras calles, para que conozcan y nunca olviden al mítico protector de Caravaca, Tomir el Titán, Tomir el Gigante.

Nota: Éste relato fue narrado por vez primera por el cronista Manuel Guerrero Torres. Una vez más, en nuestra labor y afán de mantener vivas las leyendas caravaqueñas, hemos reinterpretado y versionado la leyenda del Gigante Tomir, dejando intacta su esencia, y legándola a las generaciones presentes y futuras.

Romería de los Caballos del Vino 2016

cabecera-romeria2016

El próximo domingo 18 de septiembre se celebrará la tradicional Romería del Bando de los Caballos del Vino en el paraje de las Fuentes del Marqués como suele ser habitual.

La concentración del Bando de los Caballos del Vino se realizará en la Plaza Tuzla a las 10 de la mañana, desde donde partirán hacia las Fuentes del Marqués. La Romería es una jornada de hermandad de todas las Peñas Caballistas donde participarán por primera vez las recién nombradas Amazona Mayor, María Marín Ortiz e Infantil, Andrea López Popescu así como el Caballista de este año, Modesto Martínez junto a todos los nuevos miembros del Bando y con su presidente a la cabeza, Juan Damián Martínez.

En las fuentes se oficiará una misa de campaña por el Sacerdote Don Alfonso Moya, rector de la basílica santuario de la Basílica de la Vera Cruz.

Tras la celebración religiosa, los peñistas y asistentes en general podrán disfrutar de la jornada en este entorno natural único.

romeria-caballos-del-vino-2016